Esta mañana, se reunieron en el salón de plenos del Concello de A Guarda la Mesa de Negociación para dar traslado de los trabajos que se están realizando por parte del equipo de gobierno desde el inicio del estado de alarma, y también de la elaboración de protocolos previos a la reapertura de determinados servicios. Esta semana se ha comenzado a atender, con cita previa, en la Biblioteca Municipal, en el Punto Limpio, así como en la Casa del Concello.

En esta reunión, el alcalde, Antonio Lomba, trasladó a los miembros del comité de empresa y a los representantes de los sindicatos la elaboración de un protocolo de servicios administrativos, elaborado por funcionarios municipales, documento que se remitió a los trabajadores y que está abierto a las modificaciones que sean necesarias para adaptarse a la situación cambiante que genera el coronavirus.

En este documento se establece como forma de trabajo preferente el teletrabajo, que fue la fórmula que se adoptó desde el inicio de estado de alarma por parte de los servicios administrativos del Concello, haciéndolo compatible con el necesario trabajo presencial, para atender las necesidades de los vecinos de la localidad, a través de cita previa para evitar el riesgo de contagio.

Hay que señalar que otros departamentos del Concello, considerados esenciales, están trabajando de manera presencial desde el inicio del estado de alarma, tales como servicios sociales, Policía Local, GES, personal de servicios de recogida de basura, limpieza viaria y vías y obras.

También se informó de la elaboración de un protocolo para la implantación de medidas preventivas en los diferentes edificios o lugares donde se reinicia la actividad. A este protocolo guía se irán incorporando, como anexos, protocolos específicos cómo el del albergue, biblioteca u oficina de turismo, entre otros. Para esta adecuación el ayuntamiento de A Guarda ha establecido una línea de actuación para posibilitar la distancia social de 2 metros.  Se procedió a la compra de mamparas, se determinaron unos itinerarios de seguridad, se reforzó la limpieza y desinfección en los inmuebles y se colocaron dispensadores de hidrogel, entre otras medidas.

La respuesta de la ciudadanía a este retorno está siendo muy positiva, haciendo uso mayoritario de la atención telefónica y con cita previa, posibilitando que no se produzcan acumulación de personas, ni colas de espera y permitiendo una atención adecuada del servicio.