ALFREDO

Este miércoles se reunieron en el Concello de A Guarda, el alcalde, Antonio Lomba, y los portavoces de los grupos municipales del PP, GMS, BNG y Converxencia Galega.  En esta reunión, se trasladó a los portavoces la contestación remitida por   IMERYS (antiguas Cachadas) a la Moción debatida en el último Pleno, en relación a las transformaciones en la producción que se están introduciendo en la fábrica y que preocupan a los trabajadores.

Los grupos municipales valoraron el escrito remitido por la empresa y determinaron que lo más adecuado sería que el contenido del escrito se plasmara en un documento de acuerdo, con las matizaciones que sean necesarias, entre el Comité de Empresa y la Dirección.

En dicho escrito dirigido al ayuntamiento, la empresa asegura que “Actualmente la sección HPC (colada de alta presión) está funcionando a pleno rendimiento y ya tiene un volumen comprometido en los próximos seis meses, lo que permitió a la compañía aumentar la fuerza de trabajo”.  Asimismo, la empresa asegura que “en este contexto de crecimiento del volumen, la compañía está adaptando de nuevo el mix de productos de la planta. La decisión de modificar esta mezcla de productos en la planta no repercutirá en el nivel de empleo, y, por lo tanto, no repercutirá en ninguna de las familias que forman parte de nuestra organización

El Concello desea la permanencia de los puestos de trabajo y la estabilidad de la empresa, con una fuerte implantación en la comarca.