La Plaza de O Seixo y el Concello de Tomiño.
RUBENS // La Plaza de O Seixo y el Concello de Tomiño.

ADAVAS Baixo Miño (Asociación de Axuda a Vítimas de Agresions Sexuais e Violencia de Xénero) celebra que el Concello de Tomiño haya tomado en consideración sus propuestas de promocionar la participación política de las mujeres a través de un Consejo de las Mujeres municipal.

El documento que recoge las aportaciones de los departamentos municipales y los agentes sociales y comunitarios para el futuro Plan de Igualdad de Tomiño, señala la necesidad de un Consejo que tal y como proponía ADAVAS vele por las condiciones que posibilitan la igualdad efectiva entre hombres y mujeres y la plena participación de las mujeres en la vida ciudadana, política, económica, social y cultural.

Para Ana Vicente, presidenta de ADAVAS Baixo Miño, es fundamental que el futuro Plan de Igualdad represente, más allá de enunciados bienintencionados y de medidas de mera sensibilización una herramienta eficaz para realizar cambios estructurales en el ámbito local. Como Rosa Cobo señaló tan acertadamente en la Escuela de Igualdad María Viñals organizadas por la Diputación de Pontevedra “las políticas públicas han de ir dirigidas a cambiar las estructuras publicas de desigualdad. Algunas de las políticas públicas que se hacen tienen una parte que es propositiva, y otra que es impositiva. No puede ser. Tienen que ser impositivas todas. Las palabras “aconsejar, sugerir, intentar, tratar…” no funcionan nunca.”

El Consejo de las Mujeres de Tomiño ha de configurarse como un espacio donde el Concello de Tomiño como institución se abra a las ideas de los movimientos sociales y las asociaciones de mujeres tal y como señala la experta Ana Bosch. y donde los movimientos tienen la posibilidad de “contaminar” las acciones institucional con sus valores y objetivos para hacer realidad sus utopías.

No es posible-señalaba también Ana Cobo- que desde el poder político se hagan y se diseñen políticas públicas de igualdad sin el concurso y la complicidad del movimiento feminista y de las asociaciones de mujeres. Es por ello señala Ana Vicente que el Consejo de las Mujeres de Tomiño es una herramienta fundamental para ese concurso y esa complicidad, sin el cual las medidas impositivas destinadas a favorecer la igualdad real estarían destinadas a sucumbir a las resistencias y presiones que siempre las acompañan.