alvaro_cunqueiro
ALFREDO // Hospital Álvaro Cunqueiro

El Equipo Covid del Hospital Álvaro Cunqueiro realizó hoy la primera infusión de plasma con alto contenido en anticuerpos frente al nuevo coronavirus, donado por pacientes curados a un enfermo hospitalizado por Covid-19. Esta es la primera vez que en Galicia se utiliza este tratamiento, de uso compasivo, en un paciente infectado por SARS- CoV-2.

Se trata de un hombre de 72 años de Vigo con neumonía bilateral, con varias enfermedades crónicas, en el que los tratamientos convencionales resultaron poco eficaces.

Los pacientes que ya estuvieron contagiados por el nuevo coronavirus y que se encuentran en la fase de convalecencia, presentan inmunidad contra este virus. Disponer de su plasma permite su administración a pacientes con la enfermedad en activo, y puede ser muy útil para ayudarles en su recuperación.

Según afirma el jefe del servicio de Medicina Interna, Manuel Crespo, que conjuntamente con el jefe de Neumología, Alberto Fernández Villar, coordina al equipo Covid “la terapia con plasma se emplea de forma habitual para el tratamiento de diversas enfermedades hematológicas, y se tiene utilizado para los tratamientos de otras enfermedades infecciosas, como por ejemplo el Ébola. En el caso del nuevo coronavirus, consiste en la infusión intravenosa de una dosis única de 280-300 mililitros de plasma obtenido de un paciente curado, rico en anticuerpos con capacidad para neutralizar el virus. Gracias a los donadores, a día de hoy disponemos de plasma para el tratamiento de unos 30 pacientes, que serán seleccionados con unos criterios clínicos muy concretos, como que tengan una neumonía grave, o factores de riesgo de mala evolución clínica, pacientes mayores, inmuodeprimidos, con enfermedades crónicas, o con falta de respuesta al tratamiento convencional durante las primeras 24-48 horas de ingreso”.

Estudio clínico

Un informe reciente de la OMS indica que los primeros resultados con uso de plasma de convaleciente sugieren que pudieran ser una modalidad de tratamiento potencialmente útil para el COVID-19.

Por esto se inició en Galicia este estudio, coordinado con la Axencia Galega de Doazón de Órganos e Transplantes da Consellería de Sanidade (ADOS) y diseñado para obtener las mejores evidencias científicas alrededor de las potenciales utilizaciones del plasma procedente de enfermos recuperados.

Selección de candidatos

Los servicios de Hematología en colaboración con Microbiología realizaron la selección de los pacientes que habiendo superado esta enfermedad tienen altas tasas de anticuerpos generados frente al virus.

Una vez seleccionados, el pasado 22 de abril se inició, en el local de donación de ADOS en Vigo, la extracción del plasma mediante el proceso de aféresis, un sistema que permite la extracción selectiva de los componentes sanguíneos.

Los criterios de selección de potenciales donantes establecen que los participantes tuvieran diagnóstico de COVID-19 documentado por prueba de laboratorio, con buen estado de salud y asintomáticos, y que hayan esperado catorce días desde tener evidencia de PCR negativa y recuperación total.Todas las personas participantes deben realizar un consentimiento informado para tomar parte en este estudio clínico.

Procesamiento de las muestras

Posteriormente, la Axencia se responsabiliza del tratamiento e inactivación de las unidades de plasmaférese obtenidas con azul de metileno. Las unidades encausadas en ADOS, criopreservadas y almacenadas a -30º C, tienen una vida útil de hasta dos años. Estas unidades se validan y etiquetan, atendiendo a los estrictos estándares de calidad marcados por el Comité de Seguridad Transfusional del Ministerio de  Sanidad, y su uso será exclusivo para investigación en enfermo con confirmación COVID-19.

Aunque es un tratamiento experimental, y no hay evidencia científica, los especialistas están esperanzados en la eficacia de esta nueva terapia, que abre nuevas posibilidades y líneas de investigación y permitiría disponer de un nueva arma en la lucha contra esta pandemia.