Casi un calco a lo vivido el año pasado en la cita herculina fue lo que el equipo AMF Motorpsort experimentó en esta edición. Con mucha ilusión, Alberto Meira y José Murado afrontaban la primera prueba del año, pero pronto se empezó a complicar. A los pocos metros del primer tramo, el piloto de Vincios sufría un trompo, perdiendo 45 segundos con el mejor crono.

Aunque las posibilidades de podio se veían ciertamente lejanas, el equipo siguió atacando para remontar lo máximo posible, más aún cuando un pinchazo al final de la segunda pasada por Aranga les hacía perder otro medio minuto extra, pero por suerte sin tener que parar a cambiar la rueda. A pesar de los dos graves contratiempos, Meira se situaba en la quinta posición general a menos de un minuto del podio.

Durante la tarde, el gondomareño atacó para acercarse al podio y fue entonces cuando en la primera pasada por Culleredo los dos equipos que le precedían en la clasificación debían abandonar, dejando a Meira – Murado en la tercera posición y en tierra de nadie. Así que el objetivo de los cuatro tramos restantes fue llevar el coche a meta, repitiéndose así exactamente el mismo podio que en 2020.

En palabras de Meira: “Después de lo sucedido a la primera hora de la mañana para nosotros parecía imposible llegar hasta el podio con el plantel de pilotos que había. Un error mío en ese trompo, que creo que pisé la hierba en frenada, ya que fue muy extraño y después con el pinchazo en el mismo tramo nos puso las cosas cuesta arriba, pero por la tarde atacamos al máximo y al final nos llevamos un podio que sabe muy bien.”

La próxima cita para AMF Motorsport será el Rallye de Pontevedra, prueba que se disputará el 18 y 19 de junio.