ALFREDO

Son once niños y cuatro niñas, tienen entre 6 y 7 años y ya son “ministros” del nuevo “mini gobierno” que ellos mismo crearon en clase de segundo de primaria del CEIP Mestre Manuel García de Oia con la ayuda de su profesora, Nuria Fernández, para “Darlle a volta ao mundo”.

“Se trata de una actividad de coeducación cuyo objetivo es derribar estereotipos sexistas y promover la igualdad y el respeto entre hombres y mujeres, al mismo tiempo que intentan conocer el mundo, y los adultos somos los que les damos las claves de que esto está bien o mal”, explica Nuria Fernández, profesora de música con un máster de psicología educativa para intervenir en contextos educativos complejos o especiales e impulsora de la actividad.

La acción, que comenzó hace un mes, se llama “Dandolle a volta oa mundo”. “Establecimos un mini gobierno con cinco ministerios, el de Igualdad, Educación, Justicia, Sanidad y Medio Ambiente. Los pequeños son los “ministros” de cada cartera donde debaten lo que compite a cada una de ellas, es decir, si en el recreo ven algo que no está bien, como que un niño le dio una patada a otro jugando al fútbol pero no era su intención, lo anotan en un papel, lo ponen en el tablón y luego lo debatimos en clase, porque son tan literales que les cuestan comprender si está bien o mal”, señala Nuria Fernández.

Cuando llegan el lunes a clase, los “ministros” se ponen la medalla de correspondiente a su gabinete. Cada semana los niños rotan de cada Ministerio para que conozcan todos los problemas y dificultades que hay en cada uno de ellos. “En el de Educación se encargan del ruido de clase y del comportamiento. En el de Igualdad, los alumnos actúan si escuchan un comentario machista, como que no puedes jugar porque eres una niña, lo debaten y se analiza ese comentario. En el de Justicia, por ejemplo, un niño le da una patada a la mesa de otro compañero porque le cae mal, pues se debate si fue o no queriendo. En el de Medio Ambiente aprenden a reciclar y a que la clase esté limpia, y el de Sanidad se encarga de que todos los niños se echen gel y se pongan las mascarillas”, comenta Nuria.

Además de esta actividad de coeducación, también imparten el Plan Ayudante. “Los niños se ayudan unos a otros. Cuando uno no va bien en matemáticas y otro si, pues este le ayuda y luego al revés, si el otro va mal en lengua este le ayuda y así, equilibramos la balanza”, apunta.

ALFREDO