Aser Estévez participó este domingo en el Campeonato del Mundo Open de Fondo en Baños de Molgas (Ourense), cruzando el primero la línea de meta y revalidando el título de 2017,  añadiendo un nuevo éxito a su palmarés deportivo.

“Hoy fue un día muy bonito, ya que volví a ganar una carrera. La prueba fue muy rápida y se hizo dura, de ahí la elevada velocidad media y que se decidiera al sprint. Fue una de las carreras más igualadas que recuerdo por el gran nivel de los corredores. Se hizo una escapada peligrosa al principio que tuvimos que neutralizar mi compañero Ángel Fraga y yo. Desde ahí me limité a controlar cada movimiento y a preparar el más que probable final al sprint. Y así fue, hasta el último metro no se decidió, pero esta vez mucho más ajustado que en carreras anteriores, ya que tuve que remontar varios puestos por el lado abierto para poder levantar los brazos. Ahora con la victoria conseguida me sabe a gloria. Es gratificante terminar de esta manera el trabajo de las últimas semanas. Tras unos días difíciles consigo mi octava victoria del año”, explicó el campeón del mundo.

El Campeonato del Mundo de Ciclismo Open, prueba organizada por el Club Ciclista Ourensano y la Fundación ADO Moure Pro Deporte, arrancó a las 11:00 horas en el Albergue Turístico Estación Baños de Molgas donde también estuvo situada la línea de meta. Pero antes los corredores tuvieron que recorrer 62 kilómetros a un ritmo muy alto.

El recorrido transcurrió por la comarca de Maceda y Baños de Molgas, dando cuatro vueltas a un circuito, en las que la principal dificultad fue el Alto de Los Milagros, una subida de 3ª categoría que se ascendió en cuatro ocasiones. Un terreno rompepiernas y muy quebrado, que hizo daño en el pelotón, ya que este se dividió en varios grupos tras el elevado ritmo de carrera, alcanzándose los 44 km por hora en la primera hora de carrera. Tras numerosas escapadas sin éxito, un grupo de 40 corredores se jugaron la victoria al sprint en la línea de meta, resultando ganador el ciclista de A Guarda y alzándose con el Campeonato del Mundo de Fondo Open, alcanzando la octava victoria de la temporada.

El corredor del Cortizo-Anova regresaba a tierras ourensanas tras el éxito alcanzado el pasado mes de abril tras ganar la Challenge Cuatro Días de Ourense, y agarrándose a la victoria en 2017 en esta misma prueba.