Aser Estévez aspira al doblete gallego
RUBENS // Aser Estévez.

Esta Semana Santa el ciclista de A Guarda se desplaza a tierras ourensanas para correr en los Cuatro Días de Ourense-Estaciones Vivas, prueba que terminó venciendo en 2017.

Tras un comienzo de temporada principalmente en carreras con profesionales en el país vecino y en suelo nacional en Zamora, Aser Estévez se pondrá un año más el dorsal en los Cuatro Días de Ourense-Estaciones Vivas, prueba que arranca este jueves de mañana y terminará el domingo en Baños de Molgas. Este 2018 será su segunda participación tras la del año pasado, cuando venció la última etapa tras culminar con éxito una gran carrera escapado.

La prueba arranca el jueves a las 11:00 horas en la villa termal con una etapa de 69.85 kilómetros quebrados y repartidos en tres vueltas a un circuito de 23 kilómetros con el puerto de montaña de Os Milagros, uno tercera de 2.6 kilómetros al 3.5% de desnivel medio. El desnivel total es de 873 metros.

El viernes arranca la segunda etapa, la más larga, con un recorrido de 72.59 kilómetros. El Alto dos Milagros de 1.5 kilómetros vuelve a ser la principal dificultad montañosa del día en varias ocasiones. El desnivel acumulado es de 966 metros.

La mañana del sábado será el escenerio de la tercera etapa de 61.31 kilómetros y cuatro ascensiones al Alto dos Milagros. Cuatro vueltas por terreno rompepiernas harán selección en el pelotón. El desnivel de la etapa son 672 metros.

Finalmente el domingo termina la ronda ourensana con una etapa diferente por su recorrido y características. En el kilómetro 10 tras el paso por Maceda, se ascenderá el Alto da Piuca en dirección a Taboadela y el polígono de San Cibrao. El retorno hacia la meta será tras el ascenso por el lado inverso del Alto da Piuca, 10.2 kilómetros al 3.5% de desnivel, que harán la selección final para conocer el vencedor de la etapa, e incluso de la clasificación general. El desnivel acumulado es de 879 metros.

El guardés aspira a la primera victoria de la temporada y recobrar las buenas sensaciones de las últimas competiciones en un escenario que le trae buenos recuerdos, pues venció en la cuarta etapa en 2017. Una temporada que se espera larga y complicada, pero que todavía está empezando. Los Cuatro Días de Ourense suponen la antesala a la Clásica de Pascua de Padrón, una de las primeras citas clave del calendario autonómico.

Las primeras carreras fueron para coger el pulso a la competición tras correr en Portugal con profesionales, y ahora empieza nuestra verdadera temporada. Voy con ganas e ilusión, pero consciente de que es difícil subir a lo más alto del podio dada la elevada competencia. Las últimas semanas fueron de buenos entrenamientos de calidad para preparar lo que se avecina y espero sacar el lado positivo a ello estos días. Es hora de empezar a destacar y estrenar el palmarés en este 2018“, comentó Aser.