Aser Estévez inicia la segunda parte de su temporada este sábado en la XLV Vuelta Ciclista a Ávila, tras correr los Campeonatos de España a finales de junio en la provincia de Castellón y un merecido descanso para afrontar los tres meses más intensos de la temporada de carretera.

El ciclista de A Guarda, Campeón de Galicia de Contrarreloj este 2018, se pone nuevamente un dorsal a sus espaldas en una carrera que corrió los últimos seis años y agarrándose al podio logrado en 2017. Una vuelta, muy dura en su recorrido con puertos de mucha exigencia será un perfecto “campo de batalla” para los mejores escaladores de la categoría en España y se prevé grandes diferencias en cada una de las etapas y de la clasificación general final.

La primera etapa, tendrá salida y meta en El Tiemblo. De perfil duro aunque corto, con 113,8 kms de recorrido con dos puertos de 1ª categoría, La Paramera y Navalmoral en los kms 27,2 y 59,3 respectivamente y un 3ª categoría, el Alto de San Juan en el Km 90,4. Esta etapa ya abrirá diferencias importantes entre corredores y dejara la clasificación general con pocos aspirantes.

La segunda etapa con salida en Navalacruz y meta en Navarrevisca presenta un perfil de 139,9 kms con el puerto del Pico de 2ª categoría en el km 41, el puerto del Arenal en el km 59,9 de 3ª categoría y el coloso de la vuelta, el puerto de Mijares de 1ª categoría con 21,7 kms de subida y que se corona en el km 122,9. De aquí a meta un sinuoso descenso para jugarse la etapa y quizás también la vuelta.

A la dureza de las dos etapas se une que no habrá tiempo de recuperación suficiente de la primera a la segunda etapa, al disputarse la primera por la tarde del sábado y la segunda por la mañana del domingo, lo que beneficia no solo a los escaladores sino también a los corredores que mejor recuperen, normalmente los más formados en esta categoría.

Aser Estévez regresa a la competición el próximo martes 10 de julio en la Vuelta Ciclista a Zamora.