Aser Estévez no se baja del podio
Aser Estévez (Archivo)

Aser Estévez terminó la ronda grande por etapas de su tierra como segundo mejor escalador y tercero en la clasificación de las metas volantes, tras protagonizar varias fugas en solitario.

El guardés aspiraba al triunfo en la clasificación general de la Volta Ciclista a Galicia tras semanas de preparación, entrenamientos en altura y concentración con el equipo. Pero la esperanza de triunfar pronto se desvaneció, pues las cosas no fueron según lo previsto y la suerte no acompañó al producirse una caída en la última etapa en Santiago de Compostela que le impidieron disputar el triunfo de etapa.

La competición arrancó el pasado jueves con una contrarreloj por equipos en Monforte de Lemos, donde el ciclista del Cortizo-Anova cedía 24 segundos con el vencedor. La primera etapa en línea repetía salida en Monforte, donde Estévez se filtraba en la primera escapada de la jornada, puntuando en el gran premio de la montaña. La etapa finalmente se decidió al esprint entre un pelotón de 80 corredores, que cruzaron la meta con el mismo tiempo.

La montaña aparecía el sábado en Lalín con la etapa reina, donde se sucedían siete puertos de montaña puntuables y un terreno de continuo sube baja que pasó factura al pelotón, que acabó roto en multitud de grupos. Aser protagonizó la escapada del día tras arrancar en solitario en el tercer puerto puntuable en el kilómetro 60. Tras unirse a cuatro corredores más en primer lugar, y luego, con otro de ellos, fue líder virtual de la vuelta al manejar una renta máxima de dos minutos. Mientras fue puntuando en los pasos de montaña y en las metas volantes, aupándole al segundo y tercer puesto de estas clasificaciones secundarias respectivamente. La etapa finalmente llegó al esprint tras ser cazados ambos a menos de 10 kilómetros para meta.

La vuelta terminó el domingo por la mañana en la capital de Galicia. Santiago de Compostela coronaba al vencedor de la XVI Volta Ciclista a Galicia y a los mejores corredores de la misma en la montaña y en las metas volantes. Tras varias fugas, el final en constante ascenso hacia la capital permitía la llegada a meta de un reducido grupo de favoritos, entre los que estaba el guardés, que a 300 metros padeció una caída que le privaba de la victoria de etapa y de remontar los 24 segundos en la clasificación general.

“La Volta Ciclista a Galicia era uno de los objetivos del año, pero la suerte no acompañó desde el primer día. En la contrarreloj iba bien de piernas pero al tener que llegar el cuarto corredor a meta para dar el tiempo, tuvimos que esperar, segundos valiosos para el resultado final de la vuelta“, relató el guardés.

En el resto de las etapas busqué las fugas y la sorpresa, ya a inicios de la segunda y casi toda la tercera. Al ver que la clasificación general estaba difícil, me reservé en la última etapa para ganarla, en un terreno que conozco muy bien de mis años de entrenamientos en la Universidad de Santiago, pero esa caída lo impidió, llevaba fuerza, pero a veces surgen obstáculos que no esperas” concluyó el ciclista del Cortizo-Anova.