ALFREDO

Tras toda la noche de arduo trabajo, Baiona amanecía cubierta un manto floral. Cientos de personas engalanaron con rosas, claveles, mirtos, tallos o margaritas las principales calles de la Villa para celebrar el Corpus Christi.

La lluvia caída en la oscura noche no impidió que los devotos preparan las alfombras florales que esta mañana, tras la Misa de doce, sirvieron de tapiz al paso de la comitiva religiosa.

Los niños que hicieron la Primera Comunión acompañaron al Corpus Christi por las calles Manuel Valverde, Conde, Ventura Misa, Lorenzo de la Carrera, San Lorenzo y San Juan al son de la Banda de Música de Baiona. Al llegar a la plaza de Santa Liberata se bailó la tradicional “Danza das Espadas”.

« 1 de 7 »