Baiona cerró este lunes los campamentos urbanos gratuitos que se celebraron durante los meses de julio y agosto. La actividad, destinada a menores de 5 a 11 años, acogió a más de sesenta niños de la Villa, celebró en la Plaza del Concello la fiesta de despedida.

Las concejalías de Cultura y Juventud de Baiona organizaron los campamentos para ofrecer la posibilidad de que los niños empleen su tiempo libre estival participando en actividades de forma organizada y planificada, a través de actividades de calidad, promoviendo la corresponsabilidad, la cooperación, la educación en valores, conociendo los espacios públicos municipales, y fomentando la convivencia entre los jóvenes empadronados y los que tienen en Baiona su segunda residencia.

Durante el campamento se desarrolló un programa de actividades de ocio y tiempo libre previamente programado. Hubo juegos de cooperación, visitas a la Carabela Pinta y la Virgen de la Roca, realizaron un tramo del Camino por la Costa y una fiesta temática cada fin de turno. El alcalde, Ángel Rodal, y la concejal de Juventud, Beatriz González, fueron los encargados de despedir a los niños este lunes en la última actividad del campamento.

La adjudicación de plazas se realizó mediante sorteo público, y los niños que quedaron sin plaza, pasaron a formar parte de la lista de espera, con la finalidad de cubrir las bajas que se habían producido posteriormente.