CEDIDA

La subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, presidió esta mañana la Xunta Local de Seguridad de Baiona junto al alcalde Carlos Gómez. En la reunión también estuvieron presentes el Teniente Coronel, Manuel Touceda y el capitán del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil, Miguel Ángel Martín.

El punto prioritario de esta nueva junta local se centró en promover todas las medidas encaminadas a garantizar la seguridad en la localidad durante el desarrollo de los actos de la Festa da Arribada. Una celebración que llega a su edición número veinticinco y que congrega todos los años a un importante número de visitantes que quieren disfrutar de esta fiesta medieval con el reconocimiento de interés turístico internacional.

Maica Larriba pudo comprobar las acciones que van a llevar a cabo los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, con la puesta en marcha de controles de circulación en los accesos a Baiona, contando para eso de medios terrestres y aéreos y los controles de alcoholemia y drogas que sirvan de prevención por la posible falta de responsabilidad de algunos conductores. Además, servirán de apoyo a los agentes de la Policía Local, garantizando el buen desarrollo de las actividades festivas. Respecto a esto, se revisó el plan de protección elaborado por el Concello en el que se establecen los medios municipales para garantizar la seguridad durante el desarrollo de los tres días de fiesta.

Precisamente esta coordinación es la que más valoró Maica Larriba ya que “es importante prestar el interés necesario en este tipo de celebraciones tan emblemáticas para nuestra provincia, pero al mismo tempo hacen aumentar el número de visitantes, el tráfico, y las medidas de seguridad para todos. Y este es el caso de Baiona por ser una de las villas de mayor impacto turístico de nuestra costa pontevedresa”.

Por otra parte, el ayuntamiento volverá a situar un Punto Morado para la atención, información y ayuda a las víctimas de cualquier tipo de agresión sexista. Esta iniciativa, promovida por la subdelegada del Gobierno desde julio de 2018, sirvió durante todo este tiempo para sensibilizar y visibilizar en la sociedad las agresiones sexistas durante las celebraciones festivas.