ALFREDO // Una vecina de Baiona apagando el fuego en la Virgen de la Roca

El incendio de octubre del año pasado que arrasó la superficie forestal de Baiona no llegó a las casas gracias al extenuante trabajo que durante horas desarrollaron decenas de vecinos de Baiona. Era de justicia que todo el agua que tuvieron que utilizar aquella jornada fatídica no la tuvieran que pagar.

El alcalde, Ángel Rodal, llegó a un acuerdo días después de la tragedia con la empresa concesionaria del suministro para compensar a todos aquellos abonados que abrieron sus grifos para que se llenaran los cubos y garrafas y se accionaran las mangueras de jardines y garajes que evitaron que el desastre fuese aún mayor. El pasado miércoles se hizo efectivo el acuerdo. La empresa Gestagua ha perdonado un millón de litros a 73 abonados del municipio que prestaron su agua para salvar los barrios altos de la villa, según los informes que la empresa ha hecho llegar al Ayuntamiento.

El alcalde, Ángel Rodal, tuvo el miércoles una reunión con el director de explotación de Gestagua, Gonzalo Murillo, para agradecerle que haya cumplido aquel pacto. «Nos pusimos en contacto desde el Ayuntamiento con él para que tuviese en cuenta los consumos de las viviendas próximas a los incendios, ya que esos vecinos tuvieron que usar sus propios medios para sofocar las llamas que se acercaban a sus viviendas»,  explicaba el regidor del PP. Esto fue así ante la imposibildiad de los bomberos para poder atajarlo.

La falta de medios era evidente al ser muchos los ayuntamientos de la provincia que estaban afectados al mismo tiempo. El alcalde pidió disculpas a los usuarios de la red de aguas en Baiona, que por tener que revisar los contadores en varias ocasiones, uno de los recibos del trimestre han tardado en enviarlo a cobro casi seis meses después. Esto he hecho coincidir que un mes haya vencido un recibo de un trimestre y al siguiente mes el otro del siguiente trimestre.