ALFREDO

Tal y como estaba previsto, el Concello de Baiona ha repartido a lo largo de la mañana de hoy cerca de 20.000 mascarillas de protección entre todos los vecinos, una iniciativa que busca que la ciudadanía pueda salir a las calles, debidamente protegida, y cumpliendo las últimas directrices sanitarias que hacen obligatorio el uso de estas mascarillas en lugares cerrados o espacios abiertos en los que no se pueda mantener la distancia de seguridad.

El reparto de las mascarillas, tanto quirúrgicas –más de 15.000 adquiridas por el como– como las elaboradas por personas voluntarias del municipio, se desarrolló sin aglomeraciones gracias a los siete puntos habilitados por el Gobierno local para tal fin: dos en Baiona (Os Tendais y Plaza de la Fruta); dos en Sabarís (Plaza de Victoria Cadaval y Avenida de Sabarís); y tres más distribuidos en las parroquias de Baíña, Baredo y Belesar.

La afluencia de vecinos hizo que prácticamente se agotaran las existencias por la mañana, por lo que el Gobierno local optó por no reabrir estos lugares de distribución en horario de tarde, como inicialmente se tenía previsto.

Más al por menor, se repartieron un total de 1.020 bolsas familiares compuestas por dos mascarillas para adulto y otras dos infantiles (4.080 unidades); 1.525 bolsas de dos mascarillas, (3.050 unidades) y 3.153 bolsas con cuatro mascarillas de protección (12.732 unidades) lo que suma un total 19.862 mascarillas entregadas (17.822 de adulto y 2.040 infantiles).

El alcalde de Baiona, Carlos Gómez, destacó la importancia de la distribución de este material, aunque recalcó una vez más “a necesidade de extremar as medidas de seguridade recomendadas” porque, recordó “a crise sanitaria provocada pola COVID-19 e o perigo de contaxio seguen aí”.

Las mejores armas para combatir esta fase de la pandemia, afirma el regidor baionés, “son a prudencia e a responsabilidade individual de cada quen” una responsabilidad “da que as veciñas e veciños de Baiona deron exemplo durante o confinamento”, concluyó Gómez.