El baionés Rubén Rodríguez aspira a ser el mejor barista internacional
ALFREDO // Rubén con un café en la mano en el Queimada gastro bar de Baiona

No es Juan Valdez pero casi. Rubén Rodríguez es un vecino de Baiona de 34 años que lleva el café en la sangre. Desde muy niño ha preparado miles de cafés a los clientes del Queimada gastro bar de Baiona. Ahora regenta el negocio familiar que durante 42 años ha estado en el número 20 de la calle Carabela La Pinta.

Afronta el día a día en su trabajo con mucha ilusión y cariño. Su experiencia lo ha llevado a participar el año pasado en el Campeonato Internacional de Baristas celebrado en Foz, Lugo, logrando un merecido octavo lugar y siendo ésta una vivencia en su larga trayectoria profesional.

El baionés quiere repetir este año la experiencia y acudirá a la XI edición del concurso que se volverá a celebrar en el IES de Foz, del 21 al 23 de febrero. “Para mi es un lujo participar en este concurso internacional. Llevaré un café especial para el evento,” relató Rubén quien afirma que, “es todo un orgullo y un placer estar entre los mejores del mundo en esta especialidad”.

En Foz, Rodríguez contará con la ayuda de algún que otro maestro apoyándolo y así poder lograr ser el mejor barista internacional. Pero para Rubén, el mejor premio es el de la barra del Queimada, el reconocimiento del cliente. “El mejor premio para mí es que tus clientes te reconozcan tu trabajo. Aquí usamos un café 100 % arábico. Tenemos un descafeinado muy bueno y un origen con más calidad y eso el consumidor lo nota”, explica el hostelero.

“Un barista es la persona que mima, trata y cuida mucho el producto del café. Lo que intento es trabajar y exprimir el café molido al máximo y hacer un dibujito a la crema,” concluye el baionés.