La actriz ourensana, Uxía Morán, fue la encargada de interpretar ante el público, la pieza teatral unipersonal “La última cena”

Esta mañana, la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, visitó Tomiño, donde condenó de forma tajante la violencia de género, que en los últimos 10 años provocó más de 800 víctimas, y resaltó la importancia de exigir a las administraciones que dediquen más recursos para luchar contra esta lacra social.

Silva resaltó el compromiso de la alcaldesa de Tomiño, Sandra González (ausente por razones de salud), con el tema de la igualdad y de la lucha contra la violencia de género, y recordó la necesidad de trabajar juntos desde todas las administraciones.

La titular de la Diputación hizo estas declaraciones en la Plaza do Seixo, que acogió este mediodía el acto “Mujeres en acción. Violencia Cero”, y que contó con la presencia del teniente de alcalde y diputado Uxío Benítez y su compañera Digna Rivas. También acompañaron a la presidenta la concejal de Cultura y Servicios Sociales de Tomiño, Cristina Martínez, y la comisaria de Mujeres en acción, Paula Cabaleiro.

La actriz ourensana, Uxía Morán, fue la encargada de interpretar ante el público, la pieza teatral unipersonal “La última cena”, logrando un retrato duro y contundente de la mujer maltratada. La actriz escenificó la vida de una mujer desde el día de la boda, quedando luego confinada en el hogar y viendo como la ilusión de la promesa de amor que se le hizo en el altar, se va diluyendo poco a poco. La artista quiso además poner en tela de juicio el papel de la religión en la educación de las mujeres, que obedece a estereotipos de sumisión, sacrificio, etc.

“Mujeres en acción. Violencia Cero” tratar de un proyecto de acción artística que se desarrolla en el espacio público con el fin de reivindicar la igualdad de género, concienciar a la población del problema de la violencia machista y, sobre todo, para tratar de unir fuerzas para luchar contra esta secuela presente en nuestra sociedad.