Tras competir la semana pasada en tierras orensanas en la localidad de Sandiás en el Campeonato de la Península Ibérica de contrarreloj con buenas sensaciones y grandes resultados, el equipo de competición de Ciclismo Oiense aprovechó la semana para reconocer las cuatro etapas de la Volta Ciclista a Galicia 2020, prueba finalmente cancelada hace unos días.

El martes los corredores oienses estuvieron rodando por la provincia de Pontevedra y recorriendo la primera etapa con salida en Poio. El miércoles se trasladaron a Ourense para testar el terreno montañoso de la tercera etapa, la quizá más dura por el terreno rompepiernas y el asfixiante calor.

El jueves se supo de la cancelación definitiva de la ronda por etapas más importante de la comunidad, por falta de protocolo sanitario y haber varios brotes de Covid-19 en algunas zonas de paso de la vuelta. Pero ello, no supuso modificar la hoja de ruta marcada en el equipo, pues desde el viernes y hasta el domingo, los corredores de Ciclismo Oiense que disputarían la Vuelta a Galicia siguieron reconociendo los recorridos de la segunda etapa en tierras lucenses, y la cuarta en suelo coruñés.

La localidad de Cedeira fue el epicentro de una pequeña pero productiva concentración del equipo, en la cual estuvieron presentes los Sub-23 Mario García y Mauro Troncoso, y los Élite Iván Prieto, Brais Gradín y Aser Estévez. Concellos como Cedeira, Ortigueira, Mañón, Valdoviño, Espasante, Cariño y Cerdido vieron pasar entrenando a los corredores de Ciclismo Oiense, algo que llamó la atención en la zona, al no ser muy habitual la práctica del ciclismo.

El stage sirvió para testar el nivel de forma de los corredores, la resistencia en cuatro días de competición continuos, la convivencia en equipo, charlas sobre nutrición, entrenamientos de calidad y mantener viva la esencia del equipo, a pesar de los efectos negativos de la pandemia, que poco dejaron competir. Por otro lado, se aprovechó la estancia para agradecer el apoyo a los patrocinadores y colaboradores del equipo mediante algún acto promocional y fotográfico en los acantilados más altos de la Europa continental.