BANDALLO // Afortunadamente en la parada de autobús no habia nadie

No hubo que lamentar daños personales, pero el conductor de un vehículo que circulaba por la carretera PO-331, que une Gondomar con Vincios, se llevó un buen susto cuando perdió el control del coche y se empotró contra una marquesina de una parada de autobús en la que afortunadamente no había nadie.

Los hechos ocurrieron sobre las 14:40 horas de esta tarde en O Tumbio, Vincios. El conductor de 19 años, natural de Coruxo y con residencia en Baiona, salió ileso aunque fue trasladado en una ambulancia al hospital vigués Povisa por un ataque de nervios.

Al lugar acudió la Policía Local de Gondomar, Tráfico y una ambulancia del 061.