Fue interceptado en Oia por la Guardia Civil de A Guarda

La sangría de atropellos en el paso de peatones de A Palma en Baiona, no cesa. La víctima esta vez es un joven madrileño de 29 años al que un conductor arrolló sobre las 15:40 horas de este jueves. Al lugar se desplazaron de inmediato la Policía Local de Baiona, la Guardia Civil y la ambulancia del soporte vital básico de la villa, que trasladó al herido en estado leve al Punto de Atención Continuada de A Xunqueira.

Numerosas personas se concentraron en el lugar, ya que es además una de las vías más transitadas de la villa y, para sorpresa de todos los presentes, incluyendo las fuerzas del orden, el conductor involucrado continuó su camino por la PO-552 tras el accidente. Algunos testigos indican que el hombre, de mediana edad y natural de Vilagarcia, llegó a bajarse del vehículo tras el siniestro y que alegó que iba a llamar a una ambulancia antes de volver de nuevo a su asiento y volver a rodar.

Sólo llegó a hacerlo durante unos 20 kilómetros y lo hizo con la luna rota ya que, tras alertar al puesto de A Guarda, una patrulla de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil, lo interceptó cuando estaba a punto ya de rebasar el término municipal de Oia. Allí se lo entregaron a la Policía Local, que es la que instruye las diligencias al tratarse de un paso de peatones que está en un tramo urbano, por lo que es de su competencia. Al varón, que arrojó un resultado negativo en las pruebas de alcoholemia que se le practicaron, se le investiga como supuesto autor de un delito de omisión del deber del socorro por el que deberá comparecer ante la autoridad judicial competente cuando para ello se le requiera.

Por su parte, el alcalde de Baiona, Carlos Gómez, señaló a este medio que están a la espera del informe que está elaborando la Policía Local para solicitar un semáforo a la Xunta de Galicia, que es la que tiene competencia en la PO-552, “debido a la gran cantidad de siniestros suceden en este paso de cebra”.

ALFREDO