A raíz de la información publicada sobre la convocatoria de huelga y la concentración en la unidad de Val Miñor, Correos envió un comunicado a los medios en el que considera que la convocatoria de huelga no está justificada, por las siguientes razones:

  • Correos se ha comprometido a revisar de forma dialogada el modelo piloto de distribución de última milla.

La compañía ha llegado a los siguientes acuerdos en la mesa de Diálogo del Plan Estratégico del 28 de diciembre de 2021:

  • Mantener el concepto cartero/sección en las unidades de reparto, desde la fecha de este acuerdo.
  • Restablecer el mobiliario en las unidades, así como facilitar la implantación de nuevo mobiliario, en las unidades desde la fecha de este acuerdo, que facilite las tareas de clasificación evitando dichas tareas en lugares inapropiados.
  • Interrumpir la implantación del Modelo piloto en todas Unidades de Reparto, y restablecer a la situación de partida hasta la definición de un nuevo modelo.
  • En el plazo de dos meses se formará una Comisión de Estudio paritaria para encontrar el modelo más adecuado a las necesidades de futuro de Correos en el marco del Plan Estratégico, que deberá concluir los trabajos antes del 1 de junio de 2022.
  • La transformación y modernización de la red de reparto y distribución es necesaria para garantizar la calidad del servicio y la estabilidad del empleo.

La red de reparto precisa de un proceso de transformación para asumir los retos internos y externos que se nos están planteando.  Este proceso viene marcado por el aceleramiento de la caída de la actividad postal y la necesidad de adaptar las infraestructuras y los medios para la entrada de nuevos negocios y la consolidación del negocio de la paquetería, además de mantener el compromiso firme con la prestación del servicio público de calidad que tenemos encomendado.

  • Los cambios en las unidades de reparto serán medidas organizativas internas, que busquen la mejora de la eficiencia y la calidad del servicio a los ciudadanos, sin afectar a las condiciones laborales de los empleados y empleadas de la compañía, y sin realizar despidos.
  • La ciudadanía no se verá afectada por los cambios y seguirán recibiendo el servicio con la máxima calidad.
  • El nuevo modelo de distribución no supondrá reducción de puestos de trabajo.
  • No se pretende el cierre de carterías, sino reorganizar la forma de trabajar en ellas, para conseguir un reparto más equitativo de la carga de trabajo tanto dentro como fuera de las unidades de distribución.
  • No se va sustituir a los carteros y carteras por personal de Correos Express.
  • Muy al contrario, uno de los principales objetivos del nuevo modelo será reforzar a Correos para mantener la estabilidad del empleo.

En definitiva, esta transformación será fruto de un proceso de diálogo y de análisis de la evolución del negocio de Correos, actual y futuro, para ganar en eficiencia y agilidad. El objetivo del nuevo modelo de distribución será la adaptación y modernización rápida de la red de reparto para asegurar la prestación del servicio público postal con calidad y, además, reforzar a Correos en el competitivo mercado de la paquetería con un sistema que garantice la estabilidad del empleo y su posición como referente en cuanto a innovación, transformación y compromiso con la sostenibilidad medioambiental.

  • Asimismo, cabe recordar que:
  • Correos es y seguirá siendo una empresa pública.
  • Correos no está realizando ningún proceso de despidos.
  • Correos no está cerrando ninguna oficina.
  • Correos sigue apostando por el empleo estable como garantía del mejor servicio. De hecho, la compañía acaba de publicar su mayor oferta pública de empleo en décadas: 5.377 plazas de personal laboral indefinido.