Agentes del Servicio de Gardacostas de Galicia, dependiente de la Consellería do Mar, junto con efectivos de la Guardia Civil, decomisaron ayer en un control de carretera en la A-52 en dirección O Porriño más de 2.800 kilos de almeja japónica procedente de Portugal que carecía de los correspondientes documentos que avalaran su trazabilidad u otros de registro de la transacción previa a su transporte como factura o albarán.

Los agentes del destacamento de la Guardia Civil de Tráfico de O Porriño interceptaron una furgoneta en un control a la altura del kilómetro 278 e inmovilizaron el vehículo por exceso de peso. Al transportar productos del mar, dieron aviso al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Tui y al Servicio de Gardacostas de Galicia, que procedió a comprobar si el origen del producto era lícita y si la almeja contaba con los documentos necesarios para garantizar su origen y rastreabilidad.

Los agentes del organismo dependiente de la Consellería do Mar comprobaron que además de carecer de los documentos que garantizaran su trazabilidad, el producto transportado en la furgoneta no estaba clasificado por lotes a pesar de que tenía varios destinos. Ante los incumplimientos detectados, los guardacostas procedieron a decomisar la mercancía para su posterior destrucción, levantaron acta de infracción al transportista y al propietario del molusco y procedieron a enviar varias muestras a analizar por si también se estuviera cometiendo un posible delito contra la salud pública por no cumplir las condiciones higiénico-sanitarias exigidas para su consumo.