Archivo

La organización sindical UGT acaba de presentar 13 demandas de trabajadores del Concello de Baiona en el juzgado de lo social, sobre los sueldos percibidos por los operarios durante el año 2017.

«Las demandas«, indican desde la organización sindical, «se basan en que los trabajadores no percibían el sueldo íntegro mensual que le correspondía como a cualquier trabajador del Concello a través de la equiparación salarial, y que así lo considera a juicio de este sindicato que debería de ser, dejando de pagar a los trabajadores diferencias en torno a 300 euros menos al mes. Cifras que ascienden por toda la duración del contrato en torno a 3.000 euros por trabajador».

Según UGT, «las demandas son fruto de la negativa del Alcalde de abonar estas diferencias salariales vía amistosa, y así lo hizo saber en sendas reuniones informales con representantes de UGT y al hacer caso omiso a las alegaciones presentadas por esta organización sindical a las bases de selección«.

«Inspección de trabajo ya requirió a finales del año 2018 al Concello de Baiona a que abonara las diferencias salariales existentes entre los trabajadores contratados por el Concello a través del Plan Concellos y los fijos en plantilla pero el Alcalde de momento hace caso omiso a este requerimiento según el conocimiento que tiene este sindicato«, señalan desde UGT.

«Esta organización sindical«, apuntan, «está en proceso de rematar en torno a 20 demandas más de trabajadores contratados por el Concello con el Plan Concellos en el año 2018 para poder darles curso y que podrán tener un coste estimado de 60.000 euros para las arcas municipales si da la razón el juzgado de lo social«.

La organización sindical insta al alcalde y a su grupo de Gobierno a que abonen estas cantidades a los trabajadores según requerimiento, con un montante total estimado de más de 90.000 euros entre salarios y cotizaciones a la seguridad social, «antes de que se celebren los juicios por el coste que este supondría a las arcas municipales y en consecuencia a los vecinos y vecinas de Baiona«, concluyen.