Desbrozadoras ecológicas mantendrán limpio el Monte Santa Trega
ALFREDO // El presidente de los comuneros de A Guarda, Manuel Castro, muestran la zona donde irán las cabras

Cuarenta cabras mantendrán el Monte de Santa Trega limpio de especies invasoras. La comunidad de montes de A Guarda apuesta por esta limpieza ecológica para controlar los matorrales y las acacias, que ahora están deforestando en una ladera del monte. “El empleo no se resentirá, porque seguiremos contando con el mismo personal, pero atenderá el rebaño caprino”, indica el presidente de los comuneros de A Guarda, Manuel Castro.

Gracias al rebaño cabrío, también se evitará situaciones de riesgo. “Es el caso de la parte de debajo de O Facho, en la que el personal ha de trabajar con arnés de seguridad porque es una pendiente rocosa y muy peligrosa”, explica Castro.

La cabra es un animal capaz de ingerir al día una cantidad de comida equivalente a su propio peso, por eso es el mejor aliado para limpiar el monte. “Al mismo tiempo, se evita el uso de maquinaria y el gasto de combustibles, reduciendo además los ruidos y el riesgo de incendios y asegurando el equilibrio del ecosistema”, declara el presidente de la comunidad de montes.

El restaurante de las cabras será una parcela de unos 50.000 metros cuadrados a los pies del Castro, con lo que también se fomentará el atractivo turístico. “En función de los resultados, se irá ampliando la cabaña y la superficie hacia la zona donde ahora se están arrancando las acacias”, expone Manuel.

Por otra lado, la comunidad de montes de A Guarda está a la espera de los dos últimos informes de la Xunta para crear un gran parque de 40.000 metros cuadrados en el Novo Campo das Chans, para el disfrute de todos los vecinos y visitantes del municipio guardés.

El parque contará con varias zonas de ocio y esparcimiento, como una zona reservada a la lectura desde donde se contemplan las puestas de sol mientras se lee un buen libro, un gran auditorio para conciertos al aire libre en época estival, un parque infantil, una cafetería o una zona de baños.

También se contempla la ubicación de un merendero para que los usuarios del parque puedan disfrutar de las tradicionales comidas campestres sin ocupar en ningún momento las zonas protegidas.

Una vez se obtengan los permisos que faltan, la comunidad de montes de A Guarda solicitará las subvenciones pertinentes para sufragar los 400.000 euros del proyecto que esperan poder iniciar lo antes posible.