Desirée Vila, la joven gimnasta gondomareña de 16 años del club Flic Flac que perdió la pierna después de una grave lesión en un entrenamiento, tras una exitosa campaña de recogida de fondos, logró finalmente la prótesis que necesitaba para su nueva vida. 

La lesión que causó la amputación no ha sido las fracturas óseas, sino por una lesión de la arteria oplítea, de la arteria que lleva la sangre a la pierna, que se originó con el propio traumatismo.

Desirée estudia en el Auga da Laxe (Gondomar), en segundo de bachillerato, con una prótesis valorada en unos 70.000 euros cuyo precio no cubre el seguro. Se trata de una prótesis ligera, de fibra de carbono y sumergible, que recibió a principios del pasado mes de agosto. Desde entonces probó tres modelos diferentes, y con esta última, puede subir escaleras, caminar más rápido e incluso podrá correr, aunque por el momento aún no es capaz. Se espera que en aproximadamente un mes, obtendrá la prótesis definitiva con una funda cosmética. En estos momentos, Desirée, aún se encuentra en un proceso de adaptación. La prótesis le mejoró la vida a esta joven gondomareña, y ahora es mucho más independiente, ya que antes con las muletas dependía de los demás, sobre todo de su madre. Con las muletas se cansaba muy rápido y había cosas que no podía hacer, pero ahora ya puede caminar y ser más independiente. Desirée quiere agradecer a todas aquellas personas que han ayudado a conseguir el dinero, sobre todo a su familia, amigos, entrenador, y fisioterapeuta.

“Me cambió la vida por completo pero gracias a esto me hice más fuerte. Estoy bien, más contenta con la pierna porque ya puedo hacer casi todo lo que hacía antes. Cuando me doy cuenta de algo que no puedo hacer, pues intento practicar en casa. Por ejemplo, el otro día me acordé de que yo suelo ir a Vigo a patinar sobre hielo, a la pista que ponen en Coia, y me pregunté… ¿este año podré ir? Encontré unos vídeos en internet entonces tengo ganas de probar ya”, comentó Desirée.