ALFREDO (Archivo)

La Guardia Civil ha detenido a un vecino de Couso, Gondomar, de 70 años, por ser el presunto autor de varios delitos de abusos sexuales continuados a menores y otro de agresión sexual una mujer.

Esta detención se viene a sumar a la investigación que está llevando también la Guardia Civil sobre un vecino de Nigrán de 73 años por delitos de abusos y acoso sexuales y contra el derecho de los trabajadores.

Al parecer, el septuagenario ponía un anuncio de trabajo en Internet en el que se solicitaba una mujer para tareas domésticas y del hogar, así como de cuidados a una persona con diversidad funcional física, que le obliga a valerse de una silla de ruedas.

Entre las candidatas que respondían a la oferta de empleo, el hombre seleccionaba a las más vulnerables. La mayor parte son de nacionalidad extranjera, con estancia irregular en el país y con muy pocos recursos económicos. El hombre las obligaba a pasar «una prueba de capacitación» para conocer su supuesta valía para el puesto de empleada del hogar.

La presunta prueba consistía en pasar una noche con él, momento en el que ya eran víctimas de abusos. En otros casos esperaba a que aceptaran a quedarse con el puesto de trabajo. En el relato de las víctimas se recogen testimonios como que había tocamientos de carácter sexual de forma autoritaria y agresiva. Hay además testimonios que sitúan en el domicilio de este hombre a casi medio centenar de “candidatas” en los últimos años que acudieron a trabajar o a la supuesta entrevista laboral.

La operación, a cargo del Puesto Principal de Baiona-Nigrán, está abierta ya que, si bien, se le ha notificado ya su condición de investigado por estos delitos sobre varias mujeres, la investigación considera que podrían ser decenas las víctimas de este varón que pudieron haber sido coaccionadas desde el año 2014 hasta la actualidad.