FOTO: GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil de Pontevedra  ha detenido, en la tarde del pasado domingo, a un vecino de Gondomar de 26 años, por un presunto delito contra la seguridad vial y tentativa de atentado contra agentes de la autoridad.

Los hechos sucedieron sobre las 13:30 horas, en el km 14,300 de la PO-331 en Gondomar, cuando una patrulla de motoristas del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de O Porriño observó como el conductor de una furgoneta no hacía uso del cinturón de seguridad. Los agentes efectuaron entonces un cambio de sentido e indicaron de forma clara al conductor que detuviese la marcha utilizando inicialmente el sistema de luces prioritarias de la motocicleta y posteriormente indicaciones acústicas e incluso manuales.

Según la Guardia Civil. «el conductor, en lugar de detener el vehículo, aumentó considerablemente su velocidad haciendo caso omiso a las indicaciones de los agentes, comenzando una fuga a gran velocidad en la que estuvo a punto de colisionar con otros usuarios que circulaban en sentido contrario al efectuar varios adelantamientos en curvas sin visibilidad. Tras varios kilómetros de maniobras temerarias, el conductor realizó frenadas bruscas, dando también volantazos con clara intención de tirar de las motocicletas oficiales a los Guardias Civiles. Instantes después, ya en la PO-332, el conductor de la furgoneta perdió el control de su vehículo al tomar una curva, chocando contra un muro y saliéndose de la vía, el joven continuó su huida corriendo monte a través, siendo detenido posteriormente por los agentes».

Al lugar de los hechos se desplazó el Grupo de Análisis e Información de Tráfico (GIAT) del Subsector de Pontevedra que instruyó las oportunas diligencias por los delitos indicados que serán remitidas al Juzgado de Instrucción de Guardia de Vigo.

El conductor también fue denunciado por no haber renovado el seguro de su automóvil.

FUENTE: GUARDIA CIVIL