Dieciocho meses de cárcel para una familia dedicada a la prostitución en Oia
FOTO RUBENS // El club de alterne estaba situado en el barrio As Mariñas, en Mougás.

El Goldfinguer pasó a la historia en Oia. Dieciocho meses de prisión, esa fue la pena que aceptaron cada uno de los cuatro integrantes de una red familiar dedicada a la prostitución que tenían clubes de alterne en las provincias de Ourense y Pontevedra.

Reconocieron los delitos de pertenencia a grupo criminal e inmigración clandestina. Se trata del Goldfinguer de Mougás, que estaba ubicado en el municipio de Oia, Ninfas de Maside y Corzo de Verín.

Aunque aun así no irán a la cárcel. Los implicados son el responsable de los establecimientos, sus dos hijos y su nuera, que se sentaron ayer en el banco de los acusados de la sección quinta de la Audiencia de Pontevedra.  Además una quinta cómplice quedó absuelta. Todos ellos estaban acusados de pertenecer a un grupo criminal e inmigración clandestina, hechos que reconocieron. Les atribuían traer cinco brasileñas y dos venezolanas para ejercer la prostitución en los clubes de alterne que tenían.

El juicio no llegó a celebrarse porque las partes llegaron a un acuerdo de conformidad. Aceptaron penas de 18 meses de cárcel e indemnizar dos mujeres con 4.500 a cada una. A pesar de todo no irán a la cárcel, ya que a tres de ellos se les suspendió la ejecución de la pena y el otro pagará una multa. Las detenciones de estas cinco personas fueron en el año 2013 dentro de la denominada operación “Ninfa”.