El AECT Río Miño quiere potenciar al río como destino de naturaleza y para eso lanza su nueva iniciativa: identificar los senderos que existen alrededor de la cuenca fluvial y unirlos para crear un «Anillo Verde» con 180 kilómetros de rutas continuas accesibles a pie y en bicicleta.

La información y características de todos los tramos será subida a Wikiloc y se difundirá para darse a conocer entre quienes buscan destinos relacionados con el ecoturismo, la aventura y el patrimonio.

La creación del Anillo Verde del Río Miño fue anunciada hoy por el diputado de Cooperación Transfronteriza y vicedirector del AECT Uxío Benítez. Benítez explicó que en estos momentos se está realizando trabajo de campo, pensando en presentar el proyecto a los municipios de la zona en octubre.

El diseño del itinerario está en estos momentos todavía abierto. Se está trazando la geolocalización de las rutas que lo conforman, a través de todos los municipios de la cuenca del Miño, desde Caminha a Melgaço y volviendo hasta A Guarda por la parte gallega. Preferentemente, se escogen los senderos y pasos más cercanos al río, así como donde existen elementos de paisaje, culturales y patrimoniales más singulares. Esta formulación del Anillo Verde será después cotejada con la información municipal.

También se están elaborando fichas con las características de cada tramo, como el grado de dificultad, situación y conservación, accesibilidad, si es recomendable para familias o información sobre posibles elementos de interés.

Toda esta información se subirá a Wikiloc, un portal que recopila rutas al aire libre georreferenciadas con puntos de interés en todo el mundo. La plataforma sirve de referencia para miles de personas que buscan excursiones de senderismo e itinerarios de diferentes tipologías.

Una de las ventajas del trabajo de AECT es que está identificando zonas no transitables, que necesitan rozas o acondicionamientos. También permite localizar los puntos donde se necesita una interconexión entre rutas próximas aún no unidas o mejorar la continuidad existente, y documenta el estado de la señalización para la instalación o reposición de paneles informativos.

Además, este trabajo permite ampliar datos sobre las especies de fauna y flora ya recogidas en otros trabajos sobre la zona. En definitiva, os resultados de este «levantamiento» del terreno serán la base para actuar y llegar a la máxima calidad de la ruta.

Todo este trabajo dará lugar al Anillo Verde del Río Miño, una ruta geolocalizada continua de 180 kilómetros alrededor del río, con información y los mejores servicios para sus usuarios. La propuesta busca poner en valor el espacio natural como destino turístico de calidad, haciendo una oferta internacional del mismo. De hecho, se pretende unificar también la imagen visual y corporativa para difundir campañas de promoción.