El carril bici Baiona-A Guarda encuentra una posible solución que se prueba en Mougás
RUBENS // La retroexcavadora del Concello de Oia realizando los trabajos hoy en Mougás.

Los peregrinos frecuentan cada vez más la zona aunque las bicicletas no tanto. La bicicleta tal vez sea el medio de transporte más ecológico, pero debido a las dificultades y al estado que presentan algunos tramos del carril bici Baiona-A Guarda, es una senda ciclista intransitable para muchos, sobre todo para bicicletas de carretera. 

Operarios del Concello de Oia acondicionaron esos tramos del carril bici hace aproximadamente dos meses, pero se prevé que vuelvan los baches cuando lleguen las lluvias.

El deterioro del carril bici Baiona-A Guarda se notó pero ya se han encontrado posibles soluciones. Al menos así lo cree la empresa Construcciones Fechi, que instalará una muestra de ‘jabre estabilizado’ en uno de los tramos afectados ubicado en la parroquia de Mougás (Oia). Según comentó un operario de la empresa se trata de un material más compacto, similar al anterior, que espera soportar los duros inviernos que sufre la costa gallega. Los temporales sucesivos que azotaron a Galicia en los últimos años junto con el paso de vehículos agrarios entre otros, ya que es la única vía de acceso a fincas y viviendas, han sido la principal causa de su deterioro.

Sobre las 13:00 horas arrancaron los trabajos para llevar a cabo esta prueba en un trozo de camino de unos 10 metros. Un operario del Concello de Oia se desplazó al lugar con una retroexcavadora y preparó la superficie para echar esta tarde sobre ella el ‘jabre estabilizado’, al parecer un material totalmente natural.

Tenemos que buscar una solución que dure en el tiempo, y pensamos en hacer una prueba para comprobar que sea efectiva” comentó a Telemariñas la alcaldesa de Oia, Cristina Correa. El Concello de Oia colabora en esta muestra, que de ser efectiva, será ejecutada en los tramos afectados por la Consellería de Infraestructuras de la Xunta de Galicia.

Otro tema pendiente a solucionar es la retirada de los peligrosos bloques de hormigón que separan el carril bici de la PO-552 entre Baiona y A Guarda, unos elementos de separación muy cuestionados por los usuarios desde la apertura de la senda ciclista y que han provocado numerosos accidentes en los últimos años. La conselleira de Infraestructuras y Vivienda, Ethel Vázquez Mourelle, avanzó el pasado mes de julio en Oia que la Xunta iniciará a finales de verano las obras de refuerzo de la seguridad viaria y de reforma del carril bici de la carretera entre Vigo, Baiona, Oia y A Guarda (Carretera PO-552), a las que destinará 800.000 euros.

En su intervención, la conselleira resaltó que el proyecto prevé sustituir los actuales separadores de hormigón presentes en esta vía, desde el kilómetro 21 hasta el kilómetro 46, por otros de goma de 15 centímetros rebasables, que amplían el espacio a lo que puede recurrir el ciclista deportivo en caso de necesidad. Además, se dotará esta carretera de arcenes más anchos, de 1,5 a 2 metros, en las que será posible la práctica del ciclismo deportivo a 35 km/h mientras que el carril bici se estrechará y quedará convertido en una senda mixta de 2,1 metros de utilidad tanto para peatones como para ciclistas turísticos con velocidad máxima de 10 km/h. Por último, se intensificarán la señalización en las calles y arcenes para concienciar y sensibilizar a todos los usuarios sobre la importancia de respetar a todos los usuarios de las carreteras.

GALERÍA DE FOTOS  (Añadida a las 18:45 horas)
« 1 de 3 »