El Pabellón Municipal de O Porriño acogió este sábado la vigésimo tercera jornada de la Liga Guerreras Iberdrola. En ella, se volvían a ver las caras dos viejos conocidos: el Conservas Orbe Rubensa Bm Porriño y el Caja Rural Aula Valladolid.

El Conservas Orbe Rubensa fue el encargado de poner en movimiento el balón y Sarai Samartín de abrir el marcador para su equipo. Por su parte, el inicio del Caja Rural Aula Valladolid fue un poco más espeso, ya que les estaba costando generar espacios en la defensa adelantada que proponía el equipo local.

Pasados los primeros cinco minutos del encuentro se notaba que el ritmo del partido estaba siendo alto. Ambos equipos ejecutaban ataques rápidos y efectivos y ,de esta forma, el marcador se encontraba en igualdad (4-4).

Con el paso de los minutos, la defensa vallisoletana se fue endureciendo y eso a las porriñesas les dificultó el ataque. En cuanto a la parte defensiva de las locales,  la iban ajustando dependiendo de la situación de ataque de las visitantes.

En el minuto 10:21, y después de ver que el Caja Rural Aula Valladolid se pusiese a dos de distancia (5-7), Ismael Martínez decidió pedir tiempo muerto. Las indicaciones del primer entrenador tuvieron su efecto, ya que a través de una conexión entre Samartín y Haridian Rodríguez se pondrían a uno de diferencia.

Llega el minuto quince de la primera parte y el Caja Rural Aula Valladolid se encontraba a tres goles de diferencia (6-9). Los errores en el conjunto porriñés estaban dando la oportunidad de correr al Caja Rural Aula Valladolid, que eso era una de sus mayores cualidades.

A falta de cinco minutos para el final de la primera parte, el electrónico se encontraba a favor del Caja Rural con un 11-12. Las porriñesas estaban poniendo toda su intensidad en su juego, pero no daban roto la barrera de un gol, pero tras una parada de Estela Carrera y Maider Barros salió a contrataque se puso el 13-13. Llegó el final del primer tiempo y el Conservas Orbe Rubensa acabó yéndose dos abajo al descanso (14-16).

El segundo tiempo empezó con un gol de las rivales, que parecían haber entrado mucho más enchufadas que en la primera parte. Así tras unos errores en el ataque porriñés y en tan solo un minuto, el Caja Rural Aula Valladolid hizo un parcial de (0-3). Como consecuencia, Ismael Martínez pidió tiempo muerto.

Haridian Rodríguez y Aitana Santomé fueron las encargadas de tirar del carro en ataque. Sin embargo, las vallisoletanas continuaban imparables y eso se podía comprobar con tan solo ver el marcador, que en los primeros cinco minutos se encontraba 15-21.

Los siguientes minutos fueron un poco caóticos, debido a la rapidez en el juego de ambos conjuntos que casi no se permitían coger aire. Las pérdidas y los malos pases seguían siendo un lastre para el equipo local. Por ello, en el 11:11 Martínez volvería a pedir tiempo muerto al ver el marcador con un 18-25.

Llegado el ecuador del partido, el electrónico continuaba a favor de las visitantes 20-27. El Conservas Orbe Rubensa parecía tener un buen ritmo en ataque, pero defensivamente estaban pérdidas y ofreciéndoles ataques fáciles a sus rivales.

Pasaban los minutos y cada vez, estaba más cerca el final del encuentro. Los errores en el conjunto porriñés suponían pérdidas a la hora de gol y con ello, la oportunidad de recortar distancias. Llegó el final y el conjunto vallisoletano se quedó con los dos puntos (26-34).