Mercado de Sabarís

El próximo lunes, 22 de junio, el tradicional mercado de Sabarís volverá casi a la normalidad después de que, en las últimas semanas y a medida que se va avanzando en las fases de la “desescalada”, retomará su actividad de manera paulatina y ceñida exclusivamente a puestos del sector agroalimentario.

En esta ocasión, el mercado retomará ya su formato más habitual con la presencia de más de 170 puestos que ofrecerán, como suele suceder, los más diversos productos y en una actividad que supone un elemento dinamizador de la economía local.

El Concello de Baiona, a través de la Concejalía de Comercio y Mercado que gestiona Víctor Muñoz, optó por la realización de pequeñas modificaciones que, sin necesidad de cambiar de ubicación los puestos, permitan mantener las distancias de seguridad establecidas por la actual normativa sanitaria del COVID-19.

En ese sentido, el Concello de Baiona optó por reducir la dimensión de los puestos mayores de cuatro metros en un 25 %, con el fin de poder dar cumplimiento las normas sobre la distancia mínima de seguridad entre los puestos de venta.

Se consigue, con esta medida, “non cambiar de situación os postos, co prexuízo que iso ocasionaría as e os vendedores, e ao mesmo tempo garantir a seguridade sanitaria tanto das persoas que alí traballan coma dos usuarios e usuarias”, señala el edil de Mercados.

Por otro lado, en los puntos de acceso, la Policía Local comprobará que todas las personas que se acerquen al mercado de Sabarís cumplan con las normas de prevención establecidas, comprobando que lleven mascarillas de protección y evitando aglomeraciones de personas.

Tanto el alcalde, Carlos Gómez, como el concejal de Mercados, Víctor Muñoz, hicieron un llamamiento “á responsabilidade de veciños e veciñas á hora de cumprir coas normas de seguridade”. “A veciñanza de Baiona –señaló el alcalde– fixo un enorme esforzo durante o confinamento e amosou enormes doses de solidariedade e responsabilidade. Agora é hora de seguir avanzando nesa liña para evitar unha volta atrás que tería unhas consecuencias imprevisibles”.