ALFREDO

Cientos de conductores lusos colapsaron ayer las gasolineras de Areas de Tui para llenar sus depósitos. El inicio del estado de calamidad en el país vecino desató el miedo entre los conductores, temerosos de que llegue a producirse un nuevo cierre de fronteras.

Las esperas en cada surtidor superaban la media hora y había retenciones en las principales vías de acceso, especialmente en el nudo de enlace de la carretera de A Guarda con la A-55 en sentido Vigo y el ramal de salida desde Portugal, en Areas.

Las restricciones de movilidad anunciadas en Portugal también afectan a los ciudadanos lusos que crucen la frontera, porque habrá controles aleatorios para asegurar que quienes circulen por las carreteras del país vecino posean el certificado Covid desató la avalancha de conductores.

Además de llenar los depósitos, los portugueses hicieron acopio para posibles eventualidades y llevaban garrafas llenas de combustible y bombonas de butano.