No han sido pocos las hipótesis y las suposiciones sobre la campaña de expectación creada desde el club los últimos días. Bajo el lema #orebautismo, la directiva animaba a los socios y aficionados a asistir al evento celebrado este sábado en Quinta de Couselo.

La intriga se mantuvo hasta el final. Fue después de comenzar el acto cuándo Andrés Senra invitaba a Jorge Santos, gerente de la empresa, a compartir mesa y anunciar una de las ‘mejores noticias posibles’. No era para menos. Cuando se avecina una nueva crisis, el club da un golpe en la mesa y anuncia a un nuevo patrocinador principal que «dará tranquilidad y ayudará a conseguir las metas propuestas».

La firma ubicada en San Juan de Tabagón, hasta ahora colaborador importante del Atlético Novás, es una empresa con más de medio siglo de existencia, y que tras iniciarse realizando invernaderos, portales o chasis de autobús, encontró su lugar realizando depósitos. Una carrera meteórica, con una innovación continua que llevó a Valinox a posicionarse como una ‘marca referente en su sector en España y Europa’, como indicaba el presidente, conseguido a base ‘de mucho esfuerzo y sudor’ reafirmaba el CEO de la empresa, visiblemente emocionado y acompañado por su familia.

Con esta rubrica, VALINOX compartirá nombre con ACANOR, para el que tanto el directivo como el nuevo sponsor tuvieron palabras de agradecimiento por «ceder protagonismo por el bien del equipo. Además, es de admirar que la apuesta siga siendo la misma que hasta ahora, lo que hace todavía más importante este pacto. Ahora nos toca trabajar para estar a la altura», apuntaba Senra.

Además de presidente y sponsors, encabezaron el acto Gorka Gómez, diputado provincial, y Germán Fernández, concejal de deportes, que alabaron «el paso adelante. Es muy importante que las empresas se vuelquen con el deporte, y más en O Rosal, dónde el balonmano es algo muy importante para sus vecinos. En ningún sitio hay un socio por cada seis habitantes».

Estampada la firma, desde el club vaticinan un año tan diferente como ilusionante, aguardando poder iniciar las competiciones.