Baiona prepara las playas para Semana Santa
Archivo // Operarios del Concello de Baiona limpiando en la playa de Santa Marta

Según el PP «hay trabajadores en el Concello de Baiona que durante 2022 hicieron más de mil horas extra al año, algo sorprendente cuando la Ley no permite que los funcionarios y personal laboral de un Ayuntamiento (a excepción de la Policía Local) puedan hacer anualmente más de 80 horas. Y, lo peor, es que esto no es algo excepcional. La desorganización del alcalde, el socialista Carlos Gómez, obliga a que el 80 por ciento de los empleados del consistorio baionés pasen holgadamente este límite legal, algunos en tan sólo un mes, llegando a superar al final del año el millar».

Un abuso de las horas extras- dicen los populares- que repercute directamente en la calidad del trabajo, en el rendimiento, la conciliación familiar y en la seguridad, especialmente en aquellos que tienen puestos de cierto riesgo. «Precisamente, tanto el Estatuto de los Trabajadores Públicos como el de los funcionarios buscan evitar estas situaciones perjudiciales para los propios empleados respetando y garantizando siempre sus derechos. En caso de superarse las 80 horas anuales máximas que recoge la ley significa que la plantilla es insuficiente y que existe necesidad de nuevas contrataciones que ayuden a fomentar el empleo local. Máxime cuando se trata de un Concello, cuyos gestores deben de dar ejemplo y cumplir estrictamente las leyes», afirman.

Una situación- aseguran- «de la que es responsable máximo el alcalde, con la connivencia de sus socios de gobierno (BNG-NOS) y de los sindicatos que guardan silencio. Ya en el 2021 el exceso de horas extras contabilizadas fue muy elevado, pero el pasado 2022 el consumo de horas fue exagerado. Ahora, en 2023, año electoral, el PP ha podido comprobar que el tripartito está totalmente desbocado».

PP de Baiona: «Gastan 163.000 euros en extras cuando el máximo eran 80.000»

Con el bienestar de los trabajadores municipales y el cumplimiento de la ley como prioridad máxima, los populares también ponen el acento en el coste económico que supone para las arcas públicas «este exceso de horas extras. Sólo en 2022 el alcalde y su equipo gastaron 163.000 euros de los impuestos de todos los vecinos en pagar estos trabajos que exceden de la jornada laboral diaria, cuando el presupuesto municipal sólo reservaba para ello 80.000 euros», apuntan.

«Es decir, el año pasado este gobierno local multiplicó por dos el gasto en horas extras, una cifra que nunca antes se había alcanzado en el Concello puesto que esta figura está planteada para situaciones excepcionales o imprevistas que requieren de un refuerzo laboral para garantizar un servicio o, mismo, la seguridad de los ciudadanos. Sin embargo, para el alcalde gastar en horas extras sin justificar ya es una rutina diaria», afirman desde el PP de Baiona.

Los populares consideran que este descontrol en las horas extras, «que en 2023 están alcanzando todavía cifras más elevadas, y la continua externalización de servicios de esta legislatura, no se ven reflejado en las calles y en los servicios a los ciudadanos de Baiona, que cada vez son más precarios».