El Partido Popular de Pontevedra denunció esta mañana que la Ley de Cambio Climático que el Gobierno central está tramitando en el Congreso pone en riesgo la continuidad de todo el sector mar-industria de la provincia y, por lo tanto, también de los Concellos del Baixo Miño, ya que no sólo altera la duración de las concesiones, sino que también deja la puerta abierta a que sea un órgano consultivo quien otorgue o deniegue las prórrogas con total discrecionalidad.

Fue en A Guarda, en un acto en el que participaron el portavoz del grupo del PP en la Diputación, Jorge Cubela, los diputados provinciales Alejandro Lorenzo, Elena Estévez y Miguel Domínguez, y el portavoz del PP de A Guarda, Roberto A. Carrero. Allí visitaron una de las instalaciones afectadas por la ley, acompañados por representantes de los sectores afectados.

Mostraron su preocupación por una Ley que traerá consecuencias “terribles”, que afectará a todo el sector mar-industria y, por lo tanto, repercutirá en el mantenimiento de miles de empleos e inversiones. “É un problema de intencionalidade política, e polo tanto a solución é de vontade política”, señaló Jorge Cubela, que pidió a los alcaldes y diputados socialista que presionen para que el Gobierno central retire ese punto de la Ley. Además, lamentó que el BNG “diga unha cousa en Galicia e vote outra distinta en Madrid”.

En esta línea, indicó que co artigo 18 desta Lei, preto de 5.000 industrias galegas poden quedar desafiuzadas nun período de 5 a 12 anos. Estamos falando de que centos de familias galegas poden quedar sen traballo pola tramitación e aprobación desta Lei, e por iso o PP se posiciona como sempre na defensa dos postos de traballo nun sector clave para o PIB galego”.

Recordó que esta Ley afecta a todas las concesiones que están en terreno marítimo-terrestre, es decir, cocederos, depuradoras, bateas, industria de transformación, conserveras… Por eso, anunció que el grupo provincial defenderá este viernes en el pleno de la Diputación de Pontevedra los miles de puestos de trabajo en la industria gallega y que el Gobierno central elimine este artículo tan perjudicial para los intereses de la costa.

Sobre esto también se refirió el diputado provincial de la zona del Baixo Miño, Alejandro Lorenzo. “Quen non entenda que unha depuradora, unha fábrica de conservas ou un cocedoiro ou piscifactoría teñen que estar ao lado do mar é que non coñecen Galicia. Esta Lei amosa o descoñecemento absoluto que ten o Goberno central da nosa costa”.

Además, Lorenzo criticó que el Gobierno central intente aprobar esta Ley “tan prexudicial” para el empleo y la economía gallega en un momento tan delicado como el actual. “Coa situación tan complicada que estamos vivindo e o que queda por chegar, isto é o que faltaba. En dous artigos estamos xogándonos o futuro de moitas empresas e emprego para a comarca e para a provincia”.

Por último, Roberto A. Carrero recordó que en A Guarda hay cetáreas afectadas por esta norma, pero también otras concesiones administrativas e incluso hoteles, por eso mostró su “absoluta preocupación”. Así, lamentó que “non se tiveran en conta os intereses e as opinións do sector do mar”.