ALFREDO

El PP y C´s de Baiona consideran que, a falta de casi dos meses para la fecha de celebración de la «Festa da Arribada», el gobierno local «no debe de plantearse su suspensión, sino que debe ponerse a trabajar en organizar una celebración adaptada al momento epidemiológico y segura, como han hecho y están haciendo otros municipios del entorno con sus eventos o incluso la propia localidad, donde cada lunes se celebra el mercado de Sabarís prácticamente con normalidad«, exponen los populares, quienes aseguran que «cancelarla ahora sería la opción fácil, pero, además, debemos adecuarnos a la realidad para tratar de alcanzar una cierta normalida. Nuestra economía local necesita la inyección que supone una fiesta como la Arribada».

Los populares, con la experiencia que les otorga el haber organizado la fiesta durante años, aseguran que desde ya pueden realizarse gestiones que no suponen coste alguno para las arcas municipales mientras que el cierre de otras puede aplazarse hasta febrero para contar con mayor seguridad y evitar, «como ocurrió el año pasado, que se gaste dinero innecesariamente». “Debemos ser conscientes de que no será una Arribada convencional, que tendrá un formato diferente, más reducido y que no congregará a tantas personas, pero si los datos acompañan en los primeros días de marzo, Baiona no debe renunciar a ella”, opinan, “planteando una programación flexible y consensuada con todos los colectivos implicados”.

Los principales perjudicados de la suspensión -dicen- sería el comercio y la hostelería local, «unos sectores ya duramente castigados por la pandemia». Para PP y C´s no hay motivo alguno para que el tripartito «tomase esta decisión tan pronto. Todo lo contrario, a lo que ocurrió el año pasado cuando el grupo municipal popular apoyó, en un primer momento, la decisión de posponer la celebración a octubre y que, posteriormente, se canceló por el incremento de contagios en esas fechas».