El responsable del servicio de Urgencias de Ribera Povisa, Ángel Martín Joven, advierte sobre las causas más frecuentes de las intoxicaciones alimentarias en verano, provocadas sobre todo por el calor no controlado sobre los alimentos, por dejarlos al sol o en ambientes con temperaturas elevadas, y la mala manipulación, al romper la cadena de frío o descuidar las medidas de higiene de manos y utensilios.

Una de las entidades más frecuentes durante la época estival son las intoxicaciones alimentarias”, indica el Dr. Martín Joven, que explica que “las bacterias se multiplican más fácilmente con temperaturas entre los 5 y los 65 grados y, por lo tanto, es aconsejable mantener los alimentos en el frigorífico por debajo de los 5 grados, y en el caso de comidas calientes, cocinarlas por encima de los 65 grados”.

Las intoxicaciones alimentarias más frecuentes son las producidas por bacterias como la Salmonella, el Campylobacter, o el E. Coli o Listeria “que proliferan en alimentos mal cocinados o conservados, produciendo síntomas como náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea, malestar o fiebre”.           

Las personas con más riesgo de sufrir intoxicaciones alimentarias y de que éstas alcancen una mayor gravedad son los niños pequeños y los ancianos, las embarazadas y las personas con el sistema inmune debilitado, ya sea por enfermedades crónicas o por tratamientos como los que se administran para el cáncer o algunas enfermedades autoinmunes, lo cual no quiere decir, precisa, que los adultos jóvenes y sanos estén exentos de riesgo y de sufrir una enfermedad grave.

Para prevenir una intoxicación, el Dr. Martín Joven aconseja medidas de prevención fundamentales como “el lavado frecuente de manos y la limpieza de los utensilios de cocina”. Asimismo, se deben lavar bien todas las frutas y verduras, evitar los productos lácteos no pasteurizados, la ingesta de pescados crudos y cocinar bien los huevos “sin realizar un lavado de los mismos con agua fría antes de su consumo y no usar huevos con roturas parciales”. “Y, siempre, en caso de duda, se debe desechar el alimento”, subraya.