ALFREDO // Coche en medio de una charca de agua en Carregal

Todavía se sienten los coletazos de la borrasca “Elsa” que nos acompañará hasta el próximo domingo. Tomiño fue una de las localidades más castigadas. Inundaciones, tejados levantados, árboles caídos, fuertes precipitaciones acompañadas de rayos y accidentes de tráfico fue la nota predominante que dejó el temporal este jueves.

El fuerte viento que azotó la localidad del Baixo Miño, con rachas huracanadas que sobrepasaron los 152 km/h en Oia, levantaron esta pasada madrugada un tejado de un garaje de unos 80 m2 en Arrotea, Amorín.

“Estábamos en casa y oímos un estruendo tremendo, pero no caímos en la cuenta de que nos llevara el tejado porque pensamos que era un rayo. Había mucho viento y lo arrancó de cuajo, se lo llevó a unos cuantos metros. Teníamos el coche dentro y, afortunadamente no le pasó nada”, señala el propietario de la vivienda, Miguel Fernández.

El fuerte viento también arrancó árboles en esta misma zona e inundó el embarcadero de Amorín. “Este embarcadero siempre se inunda cada vez que llueve mucho, sobretodo cuando la marea está arriba”, indicó un vecino de la zona acostumbrado a las inundaciones en este lugar del río Miño.

En Carregal, un conductor quedó atrapado con su coche en medio de una balsa de agua que inundó la vía por la que circulaba. El hombre, vecino de la zona, pudo salir por su propio pie del vehículo, que fue retirado por una grúa.

A primera hora de la mañana, una vecina de A Guarda sufría un accidente de tráfico cuando se dirigía a su puesto de trabajo en el país vecino, resultando herida leve. Los hechos ocurrieron a las 8:19 horas de hoy en la entrada del puente internacional.

La víctima circulaba por la carreta que une Goián con Vilanova de Cerveira, cogió una balsa de agua, perdió el control de su coche, se salió de la vía por el margen izquierdo, tiró con unos 50 metros de guardarrail y terminó volcando en una finca.

Pronóstico para el viernes:

Galicia se mantiene en la influencia de las borrascas, con vientos del suroeste. Así, los cielos estarán parcialmente cubiertos con chubascos ocasionales. La cuota de nieve se situará alrededor de los 1.200 metros durante la mañana. Las temperaturas experimentarán un ligero descenso. El viento soplará moderado del sudoeste, con intervalos fuertes en el litoral norte.

El Centro Integrado de Atención a las Emergencias (CIAE) 112 Galicia activó una alerta naranja por fuerte viento y lluvia en la costa e interior de Pontevedra.