GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil interceptó en la tarde de ayer a dos hombres que trataron de eludir un control establecido con motivo de la verificación de las medidas de limitación de la libertad de circulación de personas establecidas por el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declaró el estado de alarma para la gestión de la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19.

Los hechos sucedieron a las 17:30 horas en el kilómetro 9 de la PO-400 en la localidad de As Neves. Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil del Destacamento de O Porriño, apreciaron como un turismo que se dirigía a la zona del control cambiaba bruscamente su trayectoria para detenerse en una franja anexa a la calzada. Inmediatamente, una patrulla de motoristas se dirigió al lugar. El conductor del turismo trataba de apearse de éste cuando llegaron los agentes e inmediatamente fue interceptado. El ocupante abandonó el lugar a la carrera, pero instantes después fue localizado por los Guardias Civiles oculto bajo la mesa de terraza de una vivienda próxima habitada por una anciana de 90 años.

Al realizarle la prueba de alcoholemia en aire espirado al conductor, vecino de la misma localidad y de 50 años de edad, arroja unas tasas de 0,56 y 0,51 mg/l, un resultado que dobla el máximo permitido, establecido en 0,25mg/l.

Ambas personas trataron de explicar a los agentes que venían de dar de comer a los animales y que uno de ellos tenía en una finca próxima, habían bebido y comido algo juntos.

El conductor del turismo se enfrenta a una posible sanción en vía administrativa de 1000 euros y a la detracción de seis puntos de su permiso de conducción.

Además, los dos implicados serán denunciados por un incumpliendo de las medidas de limitación de la libertad de circulación de personas establecidas por el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19. Las sanciones por estos incumplimientos tienen una cuantía variable, que parte de los 600 euros y se incrementa según la gravedad de los hechos.

La Guardia Civil recuerda la obligación de respetar las limitaciones de la libertad de circulación de las personas establecidas por las autoridades gubernativas para el control de la crisis del Coronavirus y exhorta a los conductores a utilizar sus vehículos sólo en los supuestos que fuese estrictamente necesario.

FUENTE: GUARDIA CIVIL