Luis M. Suárez

Se jugaba el Sporting Guardés uno de sus últimos cartuchos para certificar la permanencia en la categoría contra el rival más directo, y no estar pendiente de posibles arrastres por los descensos de categorías superiores, y al término de los noventa minutos no pudo pasar del empate a unos, ante un Céltiga, encerrado atrás, muy motivado, y con continuas entradas rozando el límite del reglamento.

El gol de Santi de penalti, hacía albergar esperanzas al público local, pero fue contrarrestado a los pocos minutos por los visitantes, en una mala salida de balón desde la defensa.

Partido intenso por lo que se jugaban ambos contendientes, sin apenas ocasiones para marcar, por el Céltiga, ninguna salvó el del empate, y por los locales, un tiro al larguero cuando finalizaba la primera parte.

Demasiado permisivo el colegiado, que no supo cortar el juego duro del Céltiga, y obvió un claro penalti cometido sobre Marcos.

Al Sporting sólo le queda ganar los dos partidos que le restan, contra el Velle, y como local contra el Valadares que cerrará esta edición de la liga de Preferente, y a esperar, como mejor tercero lo que suceda.

CRÓNICA: LUIS SUÁREZ