FEDERACIÓN ANDALUZA DE MOTONÁUTICA

El Monte Real Club de Yates de Bayona fue marco de la recepción oficial ofrecida por el Concello de Baiona a los pilotos, comisarios, jueces, patrocinadores y colaboradores del Endurance European & World Championship, que este sábado arranca en la bahía con la participación de una veintena de equipos llegados desde Holanda, Bélgica, Italia, Kuwait, Portugal y España.

Se cumple, por lo tanto, la preinscripción que la Real Federación Gallega de Motonáutica, responsable de la organización, llevaba barajando desde hace algunas semanas.

Entre los favoritos destacan, sin duda alguna, los pilotos españoles, entre los que se encuentran los gallegos José y Yeray Lorenzo, campeones del mundo de la especialidad en 2018, al igual que Keko Pereira, que también ya sabe lo que es subirse a lo más alto de un podio en un mundial en 2017, y que en esta cita forma pareja con el catalán José María Izquierdo.

A la recepción oficial acudieron el Alcalde de Baiona, Carlos Gómez; el Secretario Xeral para o Deporte de la Xunta de Galicia, José Ramón Lete; el Diputado de Deportes, Gorka Gómez; el alto representante de la Unión Internacional de Motonáutica, Denis Dillon; y el presidente de la Real Federación Gallega de Motonáutica, José Fernández, entre otras autoridades e invitados. El acto fue retransmitido en directo por Onda Cero y de las traducciones al inglés se encargaron los alumnos del colegio Las Acacias-Montecastelo.

Entre las 12:00 y las 13:00 horas de este sábado comienzan los entrenamientos libres, reservando para la parte vespertina del día la disputa de la primera manga, que será a las 17.00 horas.

La Capitanía Marítima de Vigo ha emitido un edicto declarando la zona de exclusión marítima en los horarios de entrenamientos y pruebas, preservando la seguridad y reservando un canal para la entrada y salida de embarcaciones de emergencia. De la custodia y del fiel cumplimiento se encarga la Guardia Civil, que a través de su Servicio Marítimo y Aéreo vigilarán la Bahía de Baiona.

El trazado, un circuito entre boyas de 3,5 millas de longitud, ocupa todo el conjunto de la ensenada, por lo que cualquier punto de su perímetro en tierra será siempre un excelente mirador.