Una parada de autobús en O Rosal

Los alcaldes y alcaldesas de la Mancomunidad Intermunicipal del Baixo Miño, formada por la Guarda, O Rosal, Tomiño y Tui, lamentan esta decisión y alertan de que “suporá un importante deterioro dun servizo fundamental nunha contorna rural cun alto índice de poboación envellecida”.

Esta exclusión de la comarca del Plan de Transporte Metropolitano reduce de forma importante las frecuencias horarias, eliminando las existentes entre las 09.00 y las 12.00 horas, y deja al Baixo Miño incomunicado y aislado de su área sanitaria de referencia, Vigo, así como del campus de la Universidad de Vigo.

Una situación que también repercutirá negativamente en la economía de todo el vecindario de la comarca, ya que al quedar fuera del transporte metropolitano no podrán beneficiarse de las tarifas bonificadas, de los diferentes descuentos o de la posibilidad de hacer trasbordo.

El pasado verano la Mancomunidad Intermunicipal del Baixo Miño ya dio respuesta a esta precarización del transporte e interpuso de forma conjunta alegatos al anteproyecto del Plan de Transporte Metropolitano presentado por la Xunta, dando respuesta a todos los defectos detectados en el servicio en caso de aplicación. En estos alegatos se incluía también el diseño de las líneas concretas con la Universidad o el área sanitaria o las líneas circulares entre los núcleos de los Concellos para poder trasladar al gobierno autonómico soluciones concretas y acordes a las necesidades de los ayuntamientos de la comarca. Los regidores y regidoras piden a la Xunta “que atenda a todas estas demandas que foron claramente especificadas nas alegacións que presentou o conxunto da Mancomunidade”.

Los alcaldes consideran un agravio que la Xunta no incluya a los ayuntamientos de la comarca en una red de transporte metropolitano del que sí forman parte Baiona, Cangas, Fornelos de Montes, Moaña, Mos, Nigrán, O Porriño, Pazos de Borbén, Redondela, Salceda de Caselas, Salvaterra de Miño y Soutomaior. “En lugar de aproveitar a oportunidade e apostar polo servizo público o que se está a facer é precarizalo, co que terá menos viaxeiros e resultará cada vez menos rendible””, destacan.