ALFREDO // Una de las puertas destrozada

Nieves Garrido ya ha perdido la cuenta de las veces que le han entrado a robar en el chiringuito de playa que tiene en Patos. Los amigos de lo ajeno les hacen una visita todos los años, como un ritual marcado en rojo en el calendario, y este año, no iba a ser menos. 

Cuando este lunes por la mañana llegó la camarera a abrir el establecimiento de madera a escasos metros de la playa y con unas vistas espectaculares sobre el Atlántico y las Cíes, descubrió el robo. «Ya contamos todos los años que entren a robar, porque es siempre igual. Llevamos aquí ocho años y nos entraron ocho veces. No es lo que se llevan, es más el destrozo que lo que roban», comenta resignada la encargada del local.

Les tiene robado latas de cervezas o botellas de whisky, pero esta vez los cacos se llevaron unos 300 euros en monedas de cambio que guardaban en caja, pero los destrozos son muy cuantiosos. «Usaron una especie de pata de cabra para entrar. Rompieron tres puertas, dos de ellas les estropearon la cerradura y la otra la destrozaron por completo. Entre arreglos y el robo, los gastos pueden superar los 1.200 euros. Venimos a trabajar y nos han fastidiado el verano», explica Nieves Garrido, quien este lunes abrió el chiringuito como un día cualquiera para mostrar cierta tranquilidad.

Los ladrones comienza la «ruta del chiringuito» en este local de la Praia de Patos y continúan por el resto de quioscos de los arenales de Nigrán. No hay puesto que no recibiera la visita de estos individuos. «El año pasado entraron dos o tres veces en el de más abajo. Esto es una oleada de robos que padecemos todos los años. Lo peor de todo es que no hay compañía de seguro que avale esto, sólo aseguran la responsabilidad civil, pero el robo, los incendios o el vandalismo no, por lo que los arreglos los tenemos que pagar nosotros», insiste la empresaria y asegura que tanto la Policía Local de Nigrán como la Guardia Civil pasan constantemente por el lugar «pero es muy complicado vigilar todo en todo momento», apunta.

La Guardia Civil ya está investigando el robo y revisando las imágenes que grabaron las cámaras de seguridad. Los afectados ya han puesto la correspondiente denuncia en la Guardia Civil.