Escolares de Tui cultivan sus propias setas que después cocinan en clase
ALFREDO

Miguel Ángel Rodríguez es un vecino de Tui que con su proyecto “Ideas para tu huerto” y su aplicación a los colegios de Pontevedra, ganó el premio de la iniciativa “Alimenta el poder de la gente” de Naturgreen.

El proyecto de Miguel consistió en transformar un residuo como es la borra de café en cultivo para setas. “Les he enseñado a los niños del colegio distintos métodos de cultivar setas, entre ellos con la borra de café”, indicó el premiado.

Este programa de emprendimiento enseñó a más de cien niños de cuarto de infantil, 5º y 6º de primaria del Colegio Plurilingüe Número Uno de Tui, a cultivar setas, plantar semillas de árboles o a reciclar residuos. “No sólo hemos cultivado setas, también hemos plantado robles y carballos usando ramas de árboles como abono”, explicó el botánico.

Marta Álvarez es la jefa de estudios del centro tudense. Manifiesta que querían enriquecer el programa sostenible y para ello contaron con la ayuda de Miguel, que también es padre de una alumna. “En el mes de octubre se hizo una plantación de setas y carballos. Esto nos ayudó acompañarnos con el diseño de nuestros huertos urbanos que en ese momento lo estuvimos poniendo en marcha”.

Los niños, asegura, acogieron este proyecto con mucha ilusión. “Plantamos habas en bolsitas tipo invernadero y luego las trasplantamos al huerto que tenemos en el patio. Ver como salió la vaina les hizo mucha ilusión a los menores”.

Una de las alumnas involucradas en el programa es Alba Estévez. “Primero elegimos los productos que queríamos plantar, que en este caso eran las setas. Para cultivarlas, fuimos por los bares de Tui pidiendo borra de café para abonarlas”, declaró la alumna. Tras germinar, los alumnos cocinaron en clase tostas de setas con jamón, “estaban muy ricas,” dijo.

Pero no sólo cultivaron setas. “Plantamos carballos para ayudar al Concello de As Neves a repoblar el monte arrasado por los incendios del pasado octubre”, expresó Alba.

Este proyecto fue más allá y dos alumnas del centro, Adriana Bugarín y Cristina Fernández, repartieron papeleras en distintos locales de la Ciudad para que los vecinos de Tui aportaran su granito de arena al reciclaje y depositaran en ellas papel de aluminio. “Cada semana lo recogíamos y lo pesábamos para saber cuanto aluminio habíamos reciclado”, aseveran las dos alumnas.

Gracias a este proyecto, los alumnos del centro escolar lograron el segundo premio de “innovación educativa” en favor del medio ambiente. Adriana y Cristina terminaron su intervención ante la prensa con una frase de Eduardo Galeano, “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo”.

ALFREDO