Un año más O Rosal pone en marcha en estas fechas su iniciativa ‘Composta a túa cabaza’. Para darle el entierro que se merecen a las calabazas que se emplean durante los festejos del Samaín y cerrar el ciclo de manera sostenible, el Concello propone llevar todas las terroríficas creaciones a cualquiera de los tres centros de compostaje comunitario del municipio, situados en la calle del Couso, Ramón Franco y Manuel Suárez Marquier.

Es muy sencillo. Simplemente se tendrá que:

Retirar los adornos plásticos, los papeles, los cirios… de las calabazas. Las calabazas pintadas no podrán ser compostadas.

Depositar la creación en el saco ya dispuesto al lado de cualquiera de los composteros. Y listo! El resto del ritual será completado por el maestro compostero.