GUSTAVO RIVAS // En primer plano el autobús, y al fondo, el vehículo de las víctimas

La sala quinta de lo contencioso del Tribunal Supremo desestimó un recurso contra la Xunta de Galicia presentado por la familia de las cuatro personas fallecidas en el accidente registrado en la denominada “Curva de la muerte” de la PO-552, a la altura de As Mariñas, Oia, el pasado 30 de octubre del 2008.

Los demandantes consideraron que la carretera estaba en mal estado porque, afirmaban, “había gravilla en el asfalto”, por lo que mantenían que la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructura era responsable de las malas condiciones de la vía y le reclamaban daños y perjuicios.

La familia indicó que la causa del accidente era el defectuoso estado de la vía en ese punto, en el cual ya se habían producido varios accidente con víctimas mortales. Según relataban, además de la insuficiente señalización de una curva peligrosa, ese día había una sustancia deslizante que habría hecho perder el control del coche a la conductora y terminar colisionando contra un autobús escolar. Pero la sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia desestimó la demanda de la familia al considerar que la responsable del accidente era la conductora.

Asimismo, el Supremo insiste en que el adolescente que viajaba en el asiento trasero, no llevaba el cinturón de seguridad y la bebé iba en una silla infantil sin sujetar el arnés. Además, los neumáticos estaban todos desgastados excepto uno de una rueda trasera. También indica que el estado de la carretera era bueno ya que la Guardia Civil de Tráfico superara una prueba de adherencia en la curva del accidente en un vehículo en perfecto estado.

El accidente se produjo la mañana del 30 de octubre del 2008 en la curva del “Peñasco Tres”, en As Mariñas, Oia. Una familia viajaba a bordo de un Audi A4 gris en dirección Oia-Baiona. Al llegar a la famosa curva, la conductora perdió el control del vehículo y se empotró contra un autobús escolar en el que no viajaban niños. A consecuencia del fuerte impacto, fallecieron en el acto, la pareja de la conductora, un joven de 31 años, y sus dos hijos, un adolescente de 16 y una bebé de pocos meses. La conductora, de 41 años, resultaba herida grave y fallecía pocos días después en el hospital.