Fátima Iglesias

En el último pleno ordinario de la corporación guardesa celebrado el pasado viernes 24 de noviembre, se aprobó con el voto positivo del BNG, la propuesta del equipo de gobierno socialista para la firma del convenio de colaboración con la Diputación Provincial de Pontevedra, para la ejecución del proyecto de “Recuperación de espazos e Mellora de Mobilidade Peonil na estrada provincial-Acceso Porto“, es decir, humanización de la calle Concepción Arenal.

Un convenio para ejecutar un proyecto que, según la concejala no adscrita Fátima Iglesias, “desconoce la oposición y los vecinos, actuando el Gobierno con total falta de transparencia ante una obra que implica a todos. Este es uno de sus argumentos para justificar su posicionamiento ante la propuesta, pero además, con el agravante del financiamiento que implica: la financiación de la obra es injusta para el pueblo de A Guarda y las arcas municipales y desigual frente a otros concellos, que nos conllevará tener que aportar el 30% del importe total, casi 500.000 euros en 3 anualidades”.

Iglesias afirma que “seremos los vecinos de A Guarda los que paguemos el necesario y urgente arreglo de un vial que no nos pertenece, que es de titularidad provincial y firmamos además el compromiso de hacernos cargo del mantenimiento a partir de la entrega de la obra”.

La concejal indica que hay concellos cercanos que han negociado acuerdos de ejecución de actuaciones conjuntas aportando apenas un 10% del importe y cediendo la responsabilidad del mantenimiento al ente provincial. “Quiero dar a conocer que este convenio es injusto, debemos exigir un trato igualitario, es más, exigir que la Diputación Provincial de Pontevedra financie sus obras”, concluye la concejala no adscrita.