CEDIDA

El alcalde Paco Ferreira, lamenta que el grupo popular de Gondomar no aprovechara la reunión con responsables de la Xunta para pedirles que dejen de “perseguir urbanísticamente a Gondomar” y se centren en ayudar y desbloquear el urbanismo del municipio. “Lejos de hacerlo, la señora Paula Bouzós, sólo aprovechó la visita para recibir consignas preelectorales y defender los intereses partidistas y no de los gondomareños, algo a lo que ya nos tienen acostumbrados”, manifestó el regidor.

Además, añade que “el vocal del PP de la Entidad Menor de Morgadáns dejó pasar la oportunidad de interferir ante la conselleira para evitar el derribo del local social de Prado, que la Xunta (APLU) pretende echar abajo y al que ha impuesto varias multas coercitivas de 1.000 € a la propiedad”.

Ferreira apunta que los problemas que han hecho conocido a Gondomar, urbanísticamente hablando, “son fruto del pasado y no de la acción del actual gobierno, que desde su llegada al frente del consistorio sólo se encontró con inconvenientes legislativos, contractuales y de falta de efectivos”, cuestiones que no impidieron redactar la ampliación de núcleos, para poder así evitar el derribo de viviendas que quedaron atrapadas con la anulación del PXOM en el 2005.

Puntualiza el regidor que la modificación de la Ley de Urbanismo de la Xunta de Galicia en el 2016, frenó todos los avances realizados hasta la fecha en el PXOM obligando la nueva legislación a empezar de cero a la concejalía de urbanismo entonces en manos de Antonio Arauxo. «Paralelamente a la elaboración del plan, este gobierno empezó a redactar la ampliación de núcleos rurales para otorgar nuevas licencias urbanísticas, pero sobre todo para evitar el derribo de varias viviendas. Un ejemplo, fue el núcleo de Campo Grande en Vilas, Morgadáns«, afirma el regidor. 

Tramitación núcleos rurales

Actualmente el Concello cuenta con la aprobación definitiva de la limitación de los núcleos rurales de Campo Grande y Prado (Morgadáns) y Peralba (Mañufe); en proceso de tramitación pendiente para su aprobación definitiva, están los núcleos de San Roque y Carballa (Morgadáns), Mourisca (Vilaza); a la espera de aprobación provisional, están los núcleos de Cruceiro y Telleiro (Borreiros) y Rochela (Vilaza). Finalmente Mosteiro (Borreiros) pendiente de que la Xunta emita informe favorable de evaluación ambiental para la aprobación provisional.