CEDIDA: Arte prohibida

El 30 de junio finalizó la temporada 19/20 de pesca en el Tramo Internacional del Río Miño (TIRM). La temporada comenzó el 19 de noviembre con la pesca de la angula y continuó con la pesca de la lamprea, desde enero hasta finales de mayo. Este año se ha caracterizado por ser una buena temporada en capturas de especies de interés preferente, pero que ha estado marcada, al igual que tantas otras actividades, por la implantación del estado de alarma.

La Armada y la “Marinha Portuguesa” regulan, fiscalizan y sancionan esta actividad de gran importancia económica para la zona fronteriza del río Miño, cuyas aguas son de uso común y que bañan 8 municipios españoles y 5 portugueses.

Para ello, la Comandancia Naval del Miño ha ejecutado 310 patrullas fluviales con sus embarcaciones y vehículos. Por su parte, el Patrullero de Vigilancia Interior ”Cabo Fradera” ha efectuado 80 salidas al río. Las oficinas de atención al público de Arbo, Tui y Camposancos se han mantenido abiertas de forma prácticamente ininterrumpida. El resultado de estas patrullas ha sido la aprehensión de hasta 14 artes ilegales de pesca, junto con varios viveros de lamprea no controlados, cuyos ejemplares se devolvieron vivos al río.

Adicionalmente, la Comandancia ha liderado la coordinación, junto con la Capitanía de Puerto de Caminha, de dos dispositivos de búsqueda de desaparecidos en el río, con participación de medios de la Guardia Civil, Garda Nacional Republicana, Protección Civil de ambos países y de la AXEGA. La búsqueda finalizó con el hallazgo del cuerpo sin vida en ambos casos.

Resultados de la temporada

La pesca se ha realizado desde 259 embarcaciones y 289 pesqueras de ambos lados del río, sumando más de 600 pescadores profesionales y tradicionales, y 1.650 pescadores recreativos entre españoles y portugueses.

Las especies que mayor impacto económico tienen son la lamprea y la angula. La lamprea ha alcanzado un precio máximo en lonja de 40 euros por ejemplar, triplicando su precio en restaurantes. La angula se ha comercializado a un máximo de 425 euros/kg, duplicando su precio de venta al público. El ejemplar de salmón declarado que ha alcanzado mayor tamaño midió 98 cm de longitud y pesó 8,7 kg.

El ejercicio de la pesca profesional entre Tui y la desembocadura en A Guarda, se ha desarrollado sin interrupción. Sin embargo, en la zona alta del TIRM la pesca tradicional desde pesqueras se vio interrumpida por el estado de alarma, que obligó a suspender la temporada.

En relación con el resto de especies: salmón, trucha, reo, sábalo y savella, la temporada se ha desarrollado entre el 1 de marzo y el 30 de junio, aunque también debió ser suspendida hasta la fase 2 de la “desescalada” del estado de alarma.

A pesar de lo accidentado de la temporada, por las crecidas del río, la baja demanda por el cierre de restaurantes y cancelación de festivales gastronómicos, las capturas han sido mayores que las de la temporada anterior, destacando el repunte al alza en descargas de angula (que casi se ha duplicado con respecto al año pasado) y la abundancia de salmones y sábalos.

Actualmente, la Comandancia Naval del Miño y la Capitanía de Puerto de Caminha, se encuentran inmersas en el proceso de generación normativa de los edictos de pesca y caza para la temporada 2020/21, que se aprobarán previsiblemente el próximo 2 de julio en la Comisión Permanente Internacional del Río Miño (CPIRM).